sábado, 6 de noviembre de 2010

Benedicto XVI, el acusador invitado



Bueno, pues ya está aquí.

Y viene tocando las narices. Hablando, como no podía ser de otra forma, del laicismo agresivo español. Alude a los años 30 y al anticlericalismo de aquella época por estas tierras. Si, unos pocos años antes de que Benedicto militara en las SS. Con los ojos como platos me quedo.

Escucho en Onda Cero el sermón de un periodista de los que creen que Benedicto XVI es uno de los más grandes intelectuales de Europa, y dice, refiriéndose a esa gentuza atea, laicista, no creyente, homosexual y circuncisa, que el gobierno español también paga las visitas de otros jefes de Estado que son sátrapas que no respetan los derechos humanos...

El periodista parece no enterarse de nada. En primer lugar, el Vaticano ha informado de que la visita del Papa es una visita pastoral, no una visita de Estado. Por lo tanto, es un privilegio para una creencia absurda más, pagar con el dinero de todos una visita totalmente privada. Eso, por no hablar de que supone el periodista que los ateos como el de este blog estamos de acuerdo con el resto de miserables gobernantes de este planeta. El señor periodista - desgraciadamente no me he quedado con el nombre, pero podréis descargaros sus tonterías de las dos de la tarde en la página de Onda Cero - ni tan siquiera sabe razonar, pues lo que hace es agarrarse a una falacia bastante habitual, es decir: vale, yo he matado a un niño de seis meses, pero tú también lo hiciste el año pasado... o vale que he asesinado a una octogenaria, pero tu vecino rompió las macetas de la del quinto y no te quejaste... como si una cosa justificara la otra. También olvida convenientemente el periodista que el Vaticano no está reconocido por la ONU como Estado. Esto vale para todos los periodistas que hoy, mañana, y toda la semana que viene, acusarán a los ateos y laicos de laicistas agresivos.

Agresivo. El laicismo agresivo es aquel laicismo que pretende una separación real de las iglesias y el Estado. Es decir, lo que se conoce en los círculos de personas con sentido común como laicismo, a secas.

Señor Benedicto XVI... ¿como se lo diría?

Es mejor no andarse con rodeos: es usted un verdadero sinvergüenza.

Con el dineral que se lleva su iglesia y, en menor medida, aunque no menos obscenamente, el resto de iglesias, venir aquí y soltar esa lengua de ex-miembro de las SS antes incluso de haber puesto el pie en la península - y lo que me quedará por escuchar este fin de semana -, debería, al menos, guardar un poco las apariencias.

Lo que no quiere usted, señor Benedicto, es laicismo. Porque el laicismo no es radical o no radical, símplemente, es o no es. Lo que quiere usted es que en España las decisiones se tomen en base a las monstruosidades que defecan los perpetradores de HazteOir.org y medios pseudoinformativos afines.

Entiéndame usted - y ustedes, creyentes varios - yo no quiero que nadie deje de creer o practicar los ritos y costumbres que les vengan en gana, siempre y cuando no aplasten mi libertad de elegir ni la de los que como yo, ni creen ni practican. A diferencia de ustedes, que pretenden imponer por medio de la presión a las instituciones y medios de comunicación su peculiar visión del mundo, aunque ello implique que tengamos que pagar sus supercherías con nuestros impuestos, yo no pretendo ni pido dinero para mantener mentiras milenarias.

Y es que, no le quepa duda, de que yo trago mucho más de lo que usted traga, con perdón y con dudas. Por lo de tragar, se entiende.

Trago con sus celebraciones idólatras, todo el mes de diciembre, y en semana santa, y los domingos la televisión pública de mi país, que pago con mi bolsillo, emite sus delirios en forma de sermón. Trago con procesiones, trago con su visita, pago sus procesiones y pago su visita.

Pero no se preocupe. Sus fieles groupies le gritan: Benedicto como mola se merece una ola. Es un eslogan afín a la mentalidad preadolescente que suele primar entre los creyentes más puntillosos. Son los hooligans de las parroquias.

Señor Benedicto, espero que esta visita se termine cuanto antes, y que vuelva al reino que les regaló Benito Mussolini por todo el morro, porque eso, desde luego, es lo que tienen todos ustedes: mucho morro.

Decía mi madre que el huésped y la pesca, a los tres días apestan. Usted no lleva ni tan siquiera uno.

sábado, 23 de octubre de 2010

Toda la vida tragando (creencias) y callando.



Uno puede ir por ahí siendo un hincha futbolero borracho. Puedes tocar la zambomba colorado como un tomate en nochevieja habiéndote bebido hasta el agua del escobillo. Puedes dedicar tu vida al ostracismo televidente y pasar de largo ante la información verdadera. Puedes hacer muchas horas extras. Puedes preocuparte de lo que hará el Real Madrid el domingo, o puedes pertenecer a un equipo de decimonquinta para jugar al fútbol los fines de semana y acto seguido endilgarte un considerable número de botellines. Puedes dedicar tu vida o tu pasión a muchas cosas... pero...

¿Ateo?

Hasta hace relativamente poco, yo creía que esa actitud no existía en España. Eso de mirarte de arriba a abajo cuando decides pasar al lado de la confrontación atea contra la religión, o su influencia nefasta en la sociedad, o cuando decides plantar cara en la medida de tus posibilidades a las creencias estúpidas, que no inocuas, como que me parecía algo muy lejano.

Me dice alguien que estoy obsesionado con eso. Que qué mas me da lo que crea la gente. En algo sí que tiene razón: en realidad, me la pela lo que crea la gente... siempre y cuando esa gente que cree cosas insostenibles no reciba subvenciones estatales, ni goce de privilegios de los que los demás no disponemos. Todo ello, porque últimamente mi blog viene cargadito de cosas al respecto, y aún mas mi muro del caralibro.

En realidad, no es que dedique todo mi tiempo a eso. Pero sí que encuentro que los mencionados soportes me dan pie a promulgar un poco lo que pienso. Aún así, se desprende de la reprobación arriba mencionada una actitud muy común, esa de ¿Qué mas te da? y esa otra de ser ateo tiene que ser algo personal.

Bien. Es personal. Muy personal.

El asunto es: puedes ser ateo, se te respeta, hombre. Es algo así como cuando le dan la razón a un loco. Nadie le dice a otro: que creas que todos los domingos comes una galleta y bebes un vino que dentro de tu cuerpo se transforman en el cuerpo y la sangre de tu dios, es decir, la transubstanciación - esto es rigurosamente cierto en la doctrina católica - es algo personal, hombre. Nadie se lo dice, porque el loco es el no creyente. Un Quijote. Un friki.

Pero el caso es que no me da igual. Estoy muy lejos de que me de igual.

No me da igual que para lo único que se ponen de acuerdo los líderes religiosos sea para intentar que la ONU haga que las críticas a la religión estén perseguidas.

No me da igual que un partido democristiano (PP) con dirigentes de una secta ultranacionalcatólica como el Opus Dei se metan en política, que nos afecta a todos.

No me da igual que mi jefe me joda las vacaciones obligándome a tomar una semana en navidades porque es lo normal. Para mí no es normal, no tengo ninguna gana de celebrar una fiesta que no comparto.

No me da la gana aguantar que el jefe de un Estado no reconocido por la ONU, estado que fue concedido por la Italia fascista de Mussolini, un regalito de nada, vaya a otro país y compare a los ateos con los nazis.

No me da la gana aguantar que el mismo individuo vaya a África y asegure a sus muy pobres e ignorantes gentes que el preservativo no sirve para prevenir el SIDA.

No me da la gana que los clérigos musulmanes, machistas, homófobos y medievales intenten ser intocables practicando costumbres neolíticas.

No me da la gana ser permisivo con las teocracias musulmanas.

No me da la gana ser permisivo con los ortodoxos judíos.

No me da la gana ser indiferente ante el conflicto religioso Pakistán-India, un polvorín peligrosísimo.

No me da la gana aguantar que con la crisis que estamos sufriendo, lo único no sometido a recortes sean los millonazos que todos los años España le regala obscenamente a la iglesia católica, y que en mi país siga aún vigente el concordato con el Vaticano de 1953.

No me da la gana que el jefe supremo de los últimos imbéciles de la lista de nomedalaganas venga a mi país en representación de no se qué, pues su Estado no es tal. Como líder religioso no debería recibir ni un duro y costearse él y su iglesia la monstruosa factura que nos costará su llegada.

No me da la gana aguantar que Hazteoir.org, Intereconomía, y demás morralla ultranacionalcatólica se conviertan en el programa electoral del futuro presidente del gobierno, al menos en parte. No me da la gana que medios de comunicación ultracatólicos, racistas, machistas y homófobos siembren mentiras, manipulaciones y delincan impunemente al amparo del arzobispado correspondiente.

Es que, sencillamente, no me da la gana.

Muchas personas en España dicen ser católicas. Pocas, eso si, van a misa habitualmente u observan esas bonitas normas romanas, como la de no masturbarse, no practicar adulterio, no follar antes del matrimonio, no matar, no violar niños (algo que unos cuantos miembros, que no miembras de la Iglesia parecen llevar muy mal ), no comportarse como vulgares porteras, etcétera. Cuando les preguntas por esa contradicción, muchos dicen: no, yo soy católico, pero no estoy de acuerdo con esas cosas... ah, amigo, es que en realidad, objetivamente, no eres católico. (Aplíquese esto a la respectiva religión o creencia irracional que practique).

Y esta actitud es la que otorga cada año una sustanciosa cantidad de milloncejos, con crisis o sin ella, a El Vaticano. Esta es la actitud que hace que todos los años dilapidemos energía en los adornos navideños de todas las ciudades occidentales del planeta, energía que pagamos todos, incluído quien esto escribe y también el planeta al que nadie preguntó. Si, al Papa y sus hombres de honor les viene muy bien eso, Es la excusa perfecta para poder reivindicar su dinero: el setenta y tres por ciento de los españoles es católico. Como los arzobispados han decidido hacer prácticamente imposible o demasiado exasperante la apostasía a fin de poder mantener sus intereses y privilegios medievales, a mi, ateo practicante, me incluyen en sus porcentajes.

Es una actitud muy española. La de qué mas te da. Aquí da igual todo. La huelga da igual, la reforma laboral da igual. Es estupendo tener miles de fiestas patronales en las que poder dejarse el hígado en honor al patrón de turno. Como si hicieran falta excusas para emborracharse.

Pero yo seguiré con mi activismo ateo, porque entiendo que - no me cansaré de repetirlo - la diferencia entre el islam y el cristianismo es que el segundo está desarmado. Pero dadle tiempo.

Las creencias no son inocuas. Y mucho menos pueden estar libres de crítica. El respeto del que tanto se les llena la boca pidiendo, jamás lo piden los creyentes para con otros. Ni tan siquiera sienten que deben respetar no ya las creencias de alguien, que no respetan ni mucho menos, sino a las mismas personas que no piensan como ellos. De hecho, las religiones, sus representantes y tácitamente los que las siguen, hacen todo lo posible para perseguir o entorpecer de alguna manera la labor de los que deciden no callar.

Y una cosa sí que tengo clara, y es que no hay ni una sola prueba de la existencia de Dios. Y eso jode. Porque querer ejercer presión a un Estado democrático en base a unas creencias infundadas, y que algunos no estemos de acuerdo y podamos dejarles en ridículo y encima tener razón, jode.

Hace tiempo que decidí no callar. Para mí, oponerme y luchar contra la irracionalidad y el peligro que representan las religiones, es un deber moral.

¿Personal? Mucho.


lunes, 27 de septiembre de 2010

Madre Teresa de Calcuta, Ángel del Infierno

Documental de Christopher Hitchens que desmitifica a la monja albanesa poniéndola en su sitio. Con subtítulos en español.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Benedicto XVI, el único intelectual de Europa, o algo así



Salvador Sostres escribe artículos de opinión en el periódico El Mundo. Antes de eso, colaboró en el diario Avui y en el basurero televisivo Crónicas Marcianas al lado de Alessandro Lequio. Protagonizó una polémica de alto voltaje intelectual con el Yoyas del no menos basuril Gran Hermano. Entrevistó servilmente al ex presidente del F.C. Barcelona.

Transportando la demagogia habitual de los contertulios televisivos a la prensa escrita, hoy ha publicado un artículo en El Mundo:El intelectual de Europa. Indudablemente, el titular alude a alguien que es el único intelectual digno de llamarse así en el viejo continente. Y ese no es otro que Benedicto XVI.

Aludiendo al sobadísimo argumento - falso, por supuesto - que se repite entre los paleoconservadores como un mantra, ese que dice que la civilización occidental es fruto del cristianismo y que le den por culo a la Ilustración, no duda en escribir que el ateísmo y el laicismo conducen a la sociedad ineludiblemente a la degeneración. De paso, ningunea los abundantísimos casos de pederastia en la Iglesia, algo que no es la primera vez que hace, pues en un artículo anterior afirmaba que los intelectuales españoles tienen una obsesión un poco tonta por recordar la época de sus vidas en las que un sacerdote les tocó el culo.

No sé si tal vez a Salvador Sostres lo que le ocurre es que añora que un sacerdote le toque el culo y otras partes de su anatomía, aunque puestos a suponer, voy a suponer que así es, pues de suposiciones y afirmaciones muy discutibles están sus artículos llenos.

Lo que el voceras Sostres, ahora que ha decidido agarrarse al pataleo ultraconservador que tantos dividendos genera a Pío Moa o César Vidal, debería demostrar, es que los ateos somos unos degenerados, ya que las portadas de los periódicos suelen estar llenas últimamente de casos de sacerdotes pederastas y pontífices encubridores, no de ateos degenerados.

También podría explicar cómo es posible que un presunto intelectual sea capaz de afirmar que los preservativos sólo aumentan el problema del SIDA, algo totalmente falso, y afirmarlo en África, nada menos, continente asolado por tan terrible epidemia y al que Benedicto XVI miente sin pensar en las muertes que semejante afirmación perpetrará. Si, he escrito perpetrará.

Lo que es un hecho es que la civilización occidental - que no es la única - goza de unas libertades impensables hace tan sólo unos siglos, y eso no es gracias al cristianismo, sino a pesar de él. Luchar contra el islamismo y las teocracias no es lo que buscan tipos como Sostres, Vidal o De Prada. Lo que les ocurre a estos tipos es que les pica que un país como Irán esté poniendo en práctica sus ideas, algo que deja en muy mal lugar la posibilidad de que en un futuro el cristianismo controle nuestros asuntos más íntimos.

La diferencia entre estos tipos y los ayatolás es que los primeros están desarmados.


domingo, 29 de agosto de 2010

Los Illuminati y el Nuevo Orden Mundial.



Illuminati, u Orden de los Perfectibilistas o Iluminados de Baviera, fue una sociedad secreta secretísima fundada por Adam Weishaupt en 1776 (imagen a la izquierda). Fue disuelta en 1784... ¿disuelta?.

Pues si. Disuelta. Pero eso no importa a tarados tipo Garrafapal o seguidores de Zeitgeist. Hoy, unos cuantos mendrugos se han montado algún grupete al que han denominado Orden Illuminati porque mola mogollón, y sales en documentales chungos.

Los Illuminati originales - los únicos - tenían los siguientes propósitos a largo plazo:

* Abolición de la monarquía y de todo gobierno organizado según el Antiguo Régimen.

* Supresión de la propiedad privada de los medios de producción para individuos y sociedades, con la consecuente abolición de clases sociales.

* Abolición de los derechos de herencia en cualquier caso.

* Destrucción del concepto de patriotismo y nacionalismo y sustitución por un gobierno mundial y control internacional.

* Abolición del concepto de la familia tradicional y clásica.

* Prohibición de cualquier tipo de religión (sobre todo la destrucción de la Iglesia Católica Apostólica Romana) estableciendo un ateísmo oficial.

Bueno, pues el demonio mismo era el tal Weishaupt, como podemos ver. Era aquella una época en la que tipos así florecían por todas partes. Weishaupt, quitando ciertas locuras mesiánicas y magufas, no era muy distinto de sus contemporáneos franceses, los de 1789, ese atajo de sinvergüenzas que pedían igualdad y libertad sin pudor alguno.

Weishaupt ha pasado a la historia como un tipo bastante tocado del ala, debido a su fijación con la magia egipcia y tonterías por el estilo.

Hoy, existen pseudoórdenes Illuminati por todo el planeta, que no tienen absolutamente nada que ver con la original. El auge del conspiracionismo ideológico, tipo Zeitgeist, ha dado alas a muchos iluminados, que no Illuminati, como David Icke, que asegura no sólo que nos gobiernan reptiles extraterrestres, también asegura que nos gobiernan los Illuminatis de marras, aunque admite públicamente que él los llama así por llamarlos de alguna manera.

No importa, ya está dicho, así que hay conspiración.

En España, tenemos al menos una orden Illuminati. Gabriel López de Rojas (en la foto en su momento álgido como Illuminati, ríete de Christopher Lee o pídele unos callos a la madrileña ) aseguraba, si bien parece haber abandonado la secta con la que se hizo conocido, haber sido el gran maestre de la Orden. Ahora, tiene un blog en el que denuncia las locuras sectarias de este movimiento si bien parece haber caído en el otro extremo, en el del conspiracionismo, pero la Orden Illuminati - que no es la original, insisto - sigue funcionando y sus miembros autoerigiéndose como los herederos espirituales de Adam Weishaupt, que viene a ser como si yo monto un club asegurando que soy el legítimo heredero del Imperio Romano y que me debe ser devuelto. Y Julio César sin saberlo.

Estas sociedades secretas, que no son secretas ni quieren serlo, tienen en común la fijación por lo de siempre: Madame Blavatsky, la teosofía, el antisemitismo y el racismo. No tienen demasiado que ver con los Illuminati originales, pues toman su filosofía más de los teósofos que de los masones del siglo XVIII. La pregunta es si en realidad suponen un peligro.

No. Por más que busques, sólo encontrarás grupitos de alucinados con serios trastornos mentales que se reúnen en sectas - si, destructivas, pero sólo para los que tienen la desgracia de pertenecer a ellas - y nula influencia en la economía global. Pero eso no importa, pues como los vampiros, su poder estriba precisamente en que nadie cree en ellos. Nótese la ironía.

Garrafapal, el homófobo filonazi conspiracionista y misteriólogo que lo mismo ataca a los gays que a los científicos que a los sindicalistas que conspiran constantemente contra la humanidad, tiene un video en su web en la que un tipo asegura haber pertenecido a los Illuminati.

Este tipo tiene pinta de jugador de rol y fan del heavy metal. Cabe todo aquí, desde Alisteir Crowley - comodín de todo chiflado que se precie - hasta el mismo Gabriel López de Rojas. Es posible que estuviera metido en algún tinglado sectario, no voy a negarlo, pero desde luego, dista muy mucho de parecer un conspirador de esos de chistera y frac que fuman puros y meriendan niños cristianos en sus celebraciones judías. Más bien, parece un tipo al que le gusta el rollo Garrafapaliano y que está deseoso de contar cosas secretísimas que sólo él sabe. Tan secretas, que nadie, por más que el tipo vocifere sus delirios, le hace ni puto caso.

Pero ya se sabe, hay vampiros por doquier.

Cuando el movimiento Zeitgeist o Garrafapal hablan de los Illuminati que conspiran para dominar el mundo, es a éste tipo de gente a la que denuncian. Luego lo adornan con personajes conocidos que sí tienen poder político o económico sin aportar ni una sóla prueba consistente de su pertenencia a ningúna Orden de idiotas Illuminati. Deberían formar un club, y compartir locuras. Sería divertido.

Cuando Garrafapal habla de homosexualización de la sociedad al más puro estilo Intereconomía, habla del punto cuarto de los presuntos objetivos de los Illuminati originales. Así podría seguir con el resto de puntos, y sería un resúmen de la ideología del conspiracionista español. De locos, vamos.

Por cierto, en la web de Garrafapal, en un rinconcito, el pseudoperiodista asegura: Ya no me quedan más entradas para la conferencia de David Icke en Barcelona. Si consigo más, os lo diría (sic).

No es para menos. La conferencia en un teatro municipal de Barcelona, ocho horas nada menos de coñazo conspiranoico, cuesta el nada honesto precio de 55 euros del ala por aguantar todo tipo de mentiras, falsedades e insensateces. Ya sabía yo que conocer la verdad era caro. Carísimo.

En el fondo, el movimiento Zeitgeist es un negociazo y poco más. Pero hace ruido.



miércoles, 21 de julio de 2010

Cienciología, legal y dañina


Lafayette Ronald Hubbard, (1911-1986), más conocido fundador de la Iglesia de la Cienciología, nunca fue mucho más que un vulgar escritor de bolsilibros quizá demasiado despabilado. En la página de Scientology tienen colgada una biografía del sujeto repleta de hazañas en las que se nos insinúa que era perfecto. Era como John Wayne, Bruce Lee, Krishna, y Orzowei juntos. No se menciona su escasa fortuna como escritor, (escribió novelas pulp bajo seudónimos como Rene Lafayette, Tom Esterbrook, Kurt von Rachen, Captain B.A. Northrup, y Winchester Remington Colt, originalísimo era) más bien se la falsea, y el texto alude contínuamente a lo extraordinario que era, y a lo mucho que viajó como marino - fue teniente de la Marina estadounidense durante la II Guerra Mundial - por todo el planeta empapándose de todas las tonterías místicas orientales que tanto parecen impactar a la posmodernidad occidental. Tampoco se menciona su estancia por dos años en una cárcel francesa, pero eso es una minucia, oye.

Según la página de la Iglesia de la Cienciología, El corpus de todos el conocimiento que comprendre la religión de Scientology está contenido en más de cuarenta millones de palabras habladas y escritas acerca del tema: todos ellas por L. Ronald Hubbard, fundador y fuente de Scientology.

Lo sorprendente es que la Iglesia de la Cienciología, en su página, no dice prácticamente nada acerca de en qué consiste su religión. Tan sólo unas cuantas vaguedades y afirmaciones vacías que muy probablemente buscan el interés de los incautos y su posterior captación. Todo es deliberadamente ambiguo en la Cienciología, hasta Tom Cruise.

Como todo lider sectario sabe, las personas más sencillas de captar son aquellas que pasan por una mala racha. Una de ellas, William Benitez, (el hortera de la izquierda) que allá por los años 60 estaba pasando unas bonitas vacaciones en la Prisión Estatal de Arizona, se encontró en la biblioteca de la cárcel el libro Dianética de L. Ron Hubbard, la Biblia de los cienciólogos. Benítez asegura que gracias a este libro, él y otros prisioneros pudieron dejar la heroína, y en mi barrio sin saberlo, lo que le llevó a fundar Narconon.

Benítez dice haber empezado a consumir heroína a los 13 años. Cuando descubrió Dianética cumplía su cuarta condena - de quince años a cadena perpétua, el fichaje - y antes de eso buscó ayuda para su drogadicción en Freud y Jung, que no le dieron resultado alguno lo cual era de esperar con semejantes lecturas. Aplicó las enseñanzas de Hubbard a un grupo de presos heroinómanos, y asegura que, a pesar de haber aplicado solo una pequeña parte de la terapia, siete de cada diez presos dejaron de drogarse. Es de suponer que los tres restantes eran inteligentes. Salió de la cárcel y se fue a Los Angeles a abrir la primera oficina de Narconon en 1966 con el beneplácito de Hubbard, con quien había mantenido correspondencia en prisión. Hoy, Narconon está presente en más de setenta países, entre ellos España.

El Centro Narconon Los Molinos, en Madrid, imparte el programa de desintoxicación Narconon. En su página web no se dice más que superficialmente en qué consiste el dichoso programa-milagro, y se da una explicación discutible de el por qué de la adicción. Según el no-programa, los consumidores de LSD y otras drogas cuando dejan de tomarlas, albergan en sus tejidos diminutas cantidades de las drogas consumidas que es lo que les hace volver a caer en la adicción. Esto lo descubrió Hubbard al darse cuenta de que algunos consumidores de LSD tiempo después de haber dejado de consumir volvían a tener comportamientos como si se acabaran de comer un tripi, algo que cualquier persona sin ansias de ser idolatrada llamaría esquizofrenia. Las drogas, también según Narconon, consumen las vitaminas del organismo. Toma. De ahí que en los cientos de lugares en internet que critican las terapias cienciólogas contra la drogadicción,afirman que las terapias consisten únicamente - aparte de anular por completo la voluntad del paciente - en atiborrar al sujeto con todo tipo de vitaminas y hacerles sudar mediante ejercicios físicos en una sauna, lo que al parecer es contraproducente y muy criticado por los verdaderos profesionales.

En España hay siete centros Narconon. En España, la Iglesia de la Cienciología está legalmente inscrita con el número de inscripción 134-SG/A en el Ministerio de Justicia como minoría religiosa con el nombre de Iglesia de Scientology España.

La libertad religiosa a veces puede confundirse con invulnerabilidad. Uno puede creer en lo que quiera, y una vez legalizado es inmune a la crítica o a la parodia, e incluso a la justicia. Por eso no es extraño que una religión pseudolaica totalmente hueca como la Cienciología esté inscrita como una tontería más no criticable, cuando existen fundadas sospechas de sus actuaciones rayanas en la delincuencia sectaria. Es criticar la nada de no ser porque la Iglesia de la Cienciología es una secta destructiva y las terapias captadoras de Narconon son muy peligrosas.

Pero es una religión y hay que respetarla. Aunque no sea ni mucho menos inocua.

(Nota: este post lo escribí antes de el de las creencias de Tom Cruise, y creo oportuno publicarlo no sólo porque me parece obsceno que el Ministerio de Justicia avale las prácticas sectarias y muy dañinas de la ridiculez destructiva en cuestión, sino porque un concejal de Cardiff, en Gales, John L. Dixon, ha sido denunciado ante el defensor del pueblo por criticar a la Iglesia de Scientology, motivo por el que se le abrirá expediente en su respectivo ayuntamiento.)


martes, 13 de julio de 2010

Henry Lee Lucas y Ottis Toole tampoco estuvieron allí



Henry Lee Lucas era el prototipo de white trash sureño. Con una infancia turbulenta repleta de malos tratos y pésimas condiciones alimentarias e higiénicas, todo parecía indicar que nunca llegaría a ser alguien medio normal. Hijo de una prostituta y un alcohólico sin piernas, desde niño sufrió todo tipo de vejaciones, incluyendo, al parecer, la obligación de observar como su madre desempeñaba el oficio más viejo del mundo con todo tipo de maleantes.

Es de sobra conocido el mito de Henry como asesino en serie por medio del cine o de mediocres libros como el del doctor Joel Norris, que aseguraba que parte de la culpa de que el cerebro de Henry no funcionara como es debido, se debía a el excesivo consumo de comida basura. Ahí es nada la ciencia del doctor. A lo que voy, a pesar de que Henry mató a su madre tras una discusión, y tal vez a varias personas más, su biografía está repleta más de leyenda que otra cosa. Ocurre con demasiada frecuencia con asesinos en serie.

En wikipedia, se asegura que Sus primeras experiencias sexuales, aproximadamente a los 13 años, fueron con animales: violaba ovejas y perros, y desde el primer momento relacionó el sexo con la muerte (al eyacular rajaba el cuello al animal). Esto podría ser significativo, si no fuera porque es probablemente falso. En la misma wikipedia, Peter Kurten, el vampiro de Düseldorff, al parecer también fue contratado como perrero donde experimentó el "placer" de torturar, violar y matar a perros abandonados y en la página www.kruela.ciberanika.com se asegura que lo que más le gustaba a Peter era apuñalar a los animales cuando estaba teniendo relaciones sexuales con ellos. En una ocasión se le ocurrió succionar la sangre del animal.

Demasiadas veces, las informaciones son confusas. Y otras veces, las informaciones son claramente manipuladoras y buscan el morbo fácil. Por eso Henry Lee Lucas es uno de los asesinos en serie más famosos del planeta. Pero, ¿era realmente así?

Muy probablemente, no. Henry Lee Lucas pasó por la cárcel después de matar a su madre, y después vagabundeó durante años por las carreteras del sur de Estados Unidos buscándose algo que le permitiera comer a diario. Robos propios de un chorizo de barrio y algunos trabajos basura fueron por lo general su sustento.

Cuando fue detenido por la denuncia de un sacerdote por tenencia de armas de fuego , confesó los asesinatos de Becky Powell, sobrina de su compañero de andanzas y amante Ottis Toole, y el de Kate Rich, una anciana para la que él y su novia Becky trabajaban y a la que cuidaban. Henry y Becky habían trabajado también para el sacerdote realizando chapuzas. Ante el asombro de los policías, Henry confesó también docenas de otros asesinatos de los que la policía no sospechaba. Ahí comenzó a rodar la bola de nieve.

Henry era un mentiroso compulsivo. Los policías que llevaron a cabo el interrogatorio, aseguraban que dio detalles sobre crímenes que sólo la policía podía conocer, si bien esto no fue más que una excusa policial para justificar una historia que años después fue totalmente desacreditada. Lucas llegó a confesar más de 900 asesinatos. Algunos creen que sólo cometió 360.

La mujer de los calcetines naranjas.

El cadáver de una mujer con calcetines naranjas fue el que llevó a un juez a condenar a Henry a la silla eléctrica. Y muy probablemente, no lo cometió. Apareció en una cuneta, despatarrada y exhibiendo sus famosos calcetines.

No se conoce la identidad de la mujer aún hoy. En el juicio, los rangers de Texas mostraron un video en el que Lucas confesaba como violó, asesinó y volvió a violar a la mujer. También se presentó una confesión escrita. Podría parecer contundente, pero no lo es. La defensa de Henry presentó el mismo video sin montar, y expusieron ante el jurado que el sheriff refrescaba la memoria del detenido cuando éste no parecía saber por lo que se le preguntaba. También demostraron que era esquizofrénico, que era deficiente mental, y que no era capaz de controlar sus actos, lo que lo llevaba a tener una bocaza a la que sólo había que pellizcar un poco para que confesara haber matado al mísmísimo Kennedy. El hecho es que no hay ni una sóla prueba de que Henry asesinara a la mujer de los calcetines naranjas.

Ottis Toole.

Ottis ,(a la derecha en la foto, en una reunión con su ex propiciada por las autoridades) era un chorizo al uso, amante de Henry y compañero de sus presuntas fechorías. Se vestía de mujer y se prostituía habitualmente. Su sobrina Becky, muerta a manos de Lucas, era menor de edad cuando empezó una relación sentimental con el archifamoso asesino. Cuando se enteró de la detención de éste, se entregó a la policía, confesando lo inconfesable.

En el colmo del despropósito policial, cuando Toole en la cárcel se puso a confesar, las autoridades arreglaron nada menos que una conversación telefónica entre ambos. En ella, Otis trata por todos los medios que Henry confiese su canibalismo, y entre uno y otro, van tejiendo la telaraña - ya sabes, ¿te acuerdas del asesinato de tal y pascual? , Oh, claro que me acuerdo, dime, no fue el día de... Si, precisamente ese día...- conversación que el propio Lucas propició mandándole una carta a su ex pidiéndole que le refrescara la memoria a fin de aclarar sus andanzas. El amor es así.

Henry superstar.

Cuando las autoridades de otros condados se enteraron de la existencia de Henry, no perdieron ni un minuto. En sus mesas se apilaban varios expedientes de asesinatos sin resolver, y con Henry tenían la posibilidad de resolverlos. Todos. Y si no era capaz el bueno de Henry de recordarlos, se le podía ayudar.

Acompañado de las autoridades, Henry era conducido a la escena de un crímen. Los policías interrogaban al sospechoso induciéndole a admitir lo que había hecho. La locura culminó con un plan de colaboración de diversas oficinas policiales con el único fin de esclarecer los crímenes de Henry y Otis.

Cada vez que tocaba confesión, Henry era agasajado con comilonas, tabaco, bebida... era la estrella. Por primera vez en toda su vida era el centro de algo. Salía en televisión. Era famoso. Sonreía a la cámara.

Aquello no olía bien. El periodista Hugh Aynesworth, quien había estudiado el caso del también famoso asesino Ted Bundy, comenzó a sospechar. Investigando, descubrió las múltiples incoherencias de las declaraciones de Henry. En algunos crímenes, había pruebas tangibles de que Henry ni tan siquiera estaba esos días en el estado en donde se cometieron. El día de la muerte de la mujer de los calcetines naranjas, Henry estaba en otro estado trabajando, y ese mismo día cobró un talón bancario a su nombre. Un fiscal se hizo eco y prosiguió con la investigación, encontrando incongruencias en la mayoría de sus declaraciones. La oficina del sheriff de Stonenburg, Florida, en donde fue detenido Henry por portar armas de fuego ilegalmente, se puso a temblar.

Henry confesó Aynesworth que se lo había inventado todo, y que sólo mató a su madre, a la anciana y a Becky, de quince años de edad.

Sectas satánicas.

El doctor Joel Norris es un mediocre especialista en asesinos en serie. Sus rocambolescas teorías acerca de que la alimentación poco saludable te puede llevar a matar a trescientas personas se pueden leer en la biografía que escribió sobre Lucas, publicada en España por Valdemar. Se entrevistó con él, y fue testigo de la transformación religiosa cristiana de Henry por medio de la bondad de una monja. Norris se tragó lo de la secta satánica pederasta.

Las leyendas urbanas sobre pederastia y satanismo forman parte del folclore fronterizo entre México y Estados Unidos. Henry y Otis afirmaron que ambos pasaban de un lado a otro de la frontera con un coche lleno de niños - a los que violaban con frecuencia - y que una vez allí los entregaban a señores poderosos que organizaban orgías y rituales satánicos con ellos. En el libro de Norris, Henry relata que la primera vez que comió carne humana fue en uno de estos rituales Cada vez que Lucas era entrevistado añadía más niños a la lista. Ni una sóla prueba que aportar, por supuesto.

El binomio pederastia-satanismo es algo muy común en el sur ultraconservador y cristiano estadounidense. En algunas páginas cristianas, he encontrado las ignorantes afirmaciones de que Alisteir Crowley era sacerdote satánico - falso - y que asesinó a 150 niños. Es de suponer que se los comió crudos. Pero nada de esto es cierto. Crowley sólo era un señor bajito que creía en un montón de supercherías ridículas, concretamente las supercherías teosóficas, y poco más. La Iglesia de Satán del fallecido Anton LaVey sólo era un club de libertinos con ganas de follar y rodearse de imaginería satánico-popera, un satanismo de opereta bastante ridículo, y más enfilado al hedonismo que a comer infantes. Pero eso no importa, la semilla está puesta y siempre volverá a surgir la sospecha. Pura leyenda urbana.

Si una organización supersecreta de multimillonarios hastiados de sí mismos decidiera secuestrar niños para pasar el rato, se me ocurre que los últimos a los que encargarían tan sórdido trabajo es a Henry Lee Lucas y a Ottis Toole. Supongo que buscarían gente con menos antecedentes, supongo que no buscarían esquizofrénicos ni pobres de solemnidad, supongo que buscarían gente que supiera leer, supongo que cualquier persona estaría mejor preparada para tal fin que estos dos retrasados mentales.

Henry no fue condenado más que por el asesinato de Becky, la anciana y el asesinato de la mujer de las medias naranjas, éste último sin pruebas. En espera de que se cumpliera el día de la ejecución, pasaba los días siendo un preso modélico. George W. Bush le cambió la pena de muerte por cadena perpétua. Falleció en 2001 de un ataque al corazón.

Ottis Toole falleció de cirrosis en 1996.

lunes, 5 de julio de 2010

Jack el destripador y Walter Sickert, los asesinos que nunca estuvieron allí



Pongamos que hay un asesino en serie rondando por mi barrio. Pongamos que la policía jamás da con él. Pongamos que conozco a un tipo muy raro de mi calle, del que apenas conozco su nombre y tengo una vaga idea de a qué se dedica. Pongamos que me pongo a investigar los crímenes del asesino en serie de mi barrio partiendo de la idea de demostrar que el tipo raro al que apenas conozco es el asesino.

Así, durante mi investigación, puedo encontrar indicios de su culpabilidad. Todo puede conducirme, en cierta manera, a él. Sólo tengo que hacer encajar las piezas.


La dama del crímen - siempre aborreceré estas palabras - Patricia Cornwell, hace unos años salió en todos y cada uno de los telediarios presentando un libro-ensayo-lo que sea en el que presuntamente demostraba que Jack el Destripador era el pintor impresionista Walter Richard Sickert. El libro, titulado pretenciosamente Retrato de un Asesino. Jack el Destripador - Caso Cerrado, aseguraba que el pintor cometió los tristemente famosos asesinatos de Whitechapel.

Para su investigación, Cornwell se gastó el oro y el moro en cuadros de Sickert, compró todo tipo de cuchillos usados en el siglo XIX en Inglaterra para intentar averiguar qué arma utilizó Jack. Dicen las malas lenguas que se cargó alguno de los cuadros para intentar extraer ADN del pintor. Contrató forenses grafólogos, extrajo muestras de ADN de las cartas - casi con total probabilidad falsas - que presuntamente el asesino envió a la prensa durante aquellos oscuros días de 1888... en fin, tiró la casa por la ventana para que todo encajara en su teoría. Y ahí se quedó.

Cuando a Patricia Cornwell le sueltan en la cara que existen pruebas de que Sickert estaba en Francia durante los acontecimientos de Londres, ella lo rechaza de plano, alegando que no son pruebas concluyentes. Pues más o menos como su teoría de el pene deforme de Sickert, señora, que comentaré más abajo. En fin, el caso es que Sickert mantuvo correspondencia con su familia durante su estancia en Francia, y eso es algo indiscutible al parecer. En última instancia, Cornwell y sus defensores esgrimen la delirante teoría de que Sickert podía perfectamente coger un barco, asesinar en Whitechapel y volver a Francia como si tal cosa. Así cinco asesinatos. Un poco cara la psicopatía, ¿no?.

El pene de Sickert en los ojos de la escritora

La escritora afirma que el pene de Sickert era deforme, lo que le impedía mantener relaciones sexuales, lo que le convirtió en un misógino asesino de prostitutas. El caso es que Sickert era bastante conocido por su agitada vida amorosa, y tenía hijos. Supongo que esto es un detalle menor, claro.

Cornwell, parte de una falacia lógica, pues asume como verdadero algo que intenta probar al mismo tiempo. La propia autora admite que no es muy científico que digamos.

Walter Sickert era un tipo excéntrico. En 1907 pintó el cuadro El Crimen de la ciudad de Camden, basado en el asesinato real de una prostituta. El cuadro también fue exhibido con el nombre de ¿Qué tenemos que hacer por el alquiler? (foto). Este es uno de los cuadros que sirven a Cornwell para ir entretejiendo su teoría.

El orígen de la teoría

Pero su teoría, por mucho que se empeñe, no es nueva. Stephen Knight, escritor británico, publicó el libro Jack the Ripper: The Final Solution en 1976. En este libro se afirma que Sickert estuvo involucrado en los crímenes, y por cierto, en este libro es también donde comienzan las famosas teorías conspirativas acerca de una trama masónica y monárquica. Pruebas de ello, ninguna, sólo conjeturas. La novela gráfica From Hell de Alan Moore se basa en el libro de Knight, y la película del mismo nombre protagonizada por Johnny Depp se basa en el cómic. El film Asesinato por decreto, con Christopher Plummer y James Mason, utiliza a Sherlock Holmes para resolver los crímenes usando la misma trama conspirativa basada en el libro de Knight.

La sospecha

Es muy fácil enmarranar la vida de un tipo excéntrico, sobretodo si es un pintor bohemio que gustaba de pintar prostitutas y cabareteras y recrear lo sórdido en sus lienzos. Vale que Sickert era un tipo al parecer muy dado al exceso y a dar la nota en sociedad, pero ser excesivo no es delito.

Sickert aseguraba, cada vez que tenía oportunidad, que alquiló una habitación en la que los caseros aseguraban que un estudiante de veterinaria un poco loco había sido descubierto por sus padres como el auténtico Jack el destripador, motivo por el que se lo llevaron de allí. Tiempo después, un tal Joseph Gorman, que aseguraba ser el hijo ilegítimo de Sickert, suministro una información al escritor Stephen Knight, información que años más tarde admitió haberse inventado, y el resto es historia.

No hay pruebas consistentes que avalen de ninguna manera las teorías de Cornwell, esa es la verdad.
Así suelen empezar las teorías conspiranoicas. Alguien suelta un bulo que se desplaza por el tiempo y se va deformando como el juego infantil del teléfono estropeado. Al final, la historia es totalmente irreconocible, pero ya es demasiado tarde para pararla. Después de todo esto, algunas mentes lúcidas sospechan que los asesinatos de Whitechapel no fueron la obra de un sólo asesino, y sí quizá el primer copycat del que se tiene noticia, alimentado o tal vez creado por los muy sensacionalistas medios ingleses, que intuyeron no sin acierto que si daban bombo y platillo a los crímenes, podrían incrementar sus tiradas para llegar a quienes normalmente no leían la prensa: los pobres inmundos y abandonados a su suerte de Whitechapel y las putas baratas atemorizadas por la figura casi mitológica de Jack el destripador. En aquel reverso de la Inglaterra victoriana, muchas putas morían a manos de sus maridos, amantes o clientes. Sólo la especial virulencia de algunos crímenes hizo pensar en la figura de un asesino único y casi omnipresente. Existen demasiadas diferencias entre al menos tres de los cinco crímenes canónicos atribuídos a Jack, y el último de ellos, el de Mary Jane Kelly es bastante significativo a este respecto, pues fue cometido en una habitación en lugar de en la calle, y las heridas sólo coincidían con las del asesinato de Catherine Eddowes, el penúltimo de los atribuidos a Jack.

Pero eso cuéntaselo a la gente. Mi vecino raro tendría todas las papeletas para acabar en la cárcel mientras un señor perfectamente normal mata a su mujer a palos en cualquier esquina. Pero eso no queda tan bien en una película.

sábado, 3 de julio de 2010

Rafapal y la conspiración gay



Rafapal, principal divulgador de las estupideces más delirantes en forma de conspiraciones inexistentes y fascismo soterrado - aunque él no parece verse a sí mismo como tal - además de practicar un antisemitismo nauseabundo, y de ser el principal difusor de las chuminadas de David Icke, es un repugnante homófobo.

Las pruebas en su página, entre enlaces a Zeitgeist y a la página del misteriólogo Manuel Carballal, habitual del programa radiofónico La rosa de los vientos. Según Rafapal, al que pasaré a llamar a partir de ahora Garrafapal por su evidente estado alterado de conciencia, los ingenieros sociales están perpetrando una progresiva homosexualización de la sociedad. El año pasado, Garrafa visitó Madrid durante la celebración de el Dia del Orgullo Gay para infiltrarse en la manifestación sin dar la cara - para eso es un vulgar cobarde - y aportar su granito de arena con un cartel en el que se podía leer Contra la violencia de género, homosexualización obligatoria. En su ridícula página, este seguidor del movimiento Zeitgeist y nazi acomplejado, cuenta esta anécdota muy orgulloso, y cómo una reportera travesti le pregunta por la pancarta, y éste le contesta desde el anonimato:

Dado el nivel de violencia entre los géneros, creemos que lo mejor es que se implante la homosexualización obligatoria de toda la población y se prohíban las relaciones sexuales entre hombre y mujer. Los niños sólo se deberían concebir en probetas y no mediante esa absurda y animal práctica del pene que entra en la vagina.

Hace un año de esto, y hoy lo exhibe con orgullo en su página. También se descarga con la sospecha de que la trágica muerte del ultracatólico, ultranacionalista y homófobo presidente de Polonia, Lech Kaczynsk, fue un montaje de los ingenieros sociales para eliminar a uno de los más fanáticos detractores del matrimonio gay. También afirma que la Fundación Rockefeller está detrás del lobby gay. Eso, y lo de los reptiles que nos gobiernan con forma humana.

No aporta ni una sola prueba que respalde sus locuras esquizoides, como es su costumbre. Tan sólo elucubraciones, tonterías, documentales malos y fascistoides y poco más. De hecho, se descarga con lo siguiente:

Como últimamente todo lo que pido se cumple, voy a decretar la liberación de los documentos oficiales que demuestran la creación gubernamental del movimiento gay, como por ejemplo, algún documento de la UE que pruebe las subvenciones a este movimiento.

Venga. Así que, si la UE subvenciona a alguna organización gay, es que el movimiento gay es fruto de una conspiración gubernamental. Pues no. Eso sólo demostraría que se subvenciona las actividades de unas personas que buscan justicia y derechos humanos para quienes han sufrido todo tipo de vejaciones, asesinatos y persecuciones durante siglos y que desgraciadamente aún hoy son lapidados, encarcelados y ahorcados impunemente en muchas partes del planeta. ¿Demuestran las subvenciones al ganado vacuno por parte de la UE que el ganado vacuno es fruto de una conspiración contra el ganado ovino?

Bienvenidos al movimiento Zeitgeist. Bienvenidos al mundo del tipo que organizó la protesta contra el club Bilderberg en su última reunión en España.

Bienvenidos, amantes de lo oculto.

Por cierto, un ex-sectario de Garrafapal tiene su propio blog. Parece muy enfadado y decepcionado con él. El blog se llama RAFAPOLLAS EN LA BOCA.

Si, el delirio.

Nota: he habilitado la moderación de comentarios a fin de evitar imbéciles que hacen acusaciones infundadas y sin pruebas desde el anonimato, o que simplemente se meten aquí a insultar. A todos ellos: vuestra puta madre.


sábado, 19 de junio de 2010

El quema-orejas



Las mal llamadas medicinas alternativas, todo eso que nos venden constantemente como si del bálsamo de Fierabrás se tratara, vamos, homeopatías y demás tontologías, al no estar sujetas más que a la experiencia personal de cada uno como evidencia, adquiere en ocasiones tintes surrealistas.

Derivando de las tonterías reflexológicas y demás, podemos ir a Zafra, en Badajoz, y toparnos con el insgine Quemaorejas. O quema-orejas. Un chorizo, vamos.

El quemaorejas es un señor que nada sabe ni se espera que aprenda. Pero, asegura, y así lo atestiguan sus pacientes - los más dúctiles, es de suponer - que cura el lumbago y ciática. Vamos, este señor asegura que, cauterizándote (auriculoterapia, nada menos) la oreja te quita los dolores de espalda. Es decir, que este señor te cura la inflamación del nervio ciático quemándote la oreja. Es como si viene alguien a mi casa, me dice que le duele la cabeza y le doy una patada en los cojones. Muy probablemente eliminaré, aunque sólo sea momentáneamente, el dolor de cabeza.

En algunos foros de la red, he encontrado testimonios irrefutables de la eficacia de la terapia quemaorejas, como por ejemplo:

Hace unos diez años que estuve en Zafra para que me quemaran la oreja, ni que decir tiene que fué todo un éxito, veía entrar a la gente encorbada (sic) y salían mas rectos que una vara, me tocó el turno a mi... mientras te queman se pasa algo mal, pero nunca mas tuve ese dolor, aunque si me dijo el practicante que estaría 10 años sin inflamación del nervio ciático, me quedan dos años... y si vuelve esa enfermedad, no me lo pienso dos veces, cojo el avión para Sevilla y un taxi hacia Zafra, ese hombre como decía una anciana que entró y salió delante mío en la consulta... "es mano santo"

Evidentemente, si alguien te quema la oreja nada menos que con un alfiler al rojo vivo, vas a salir recto como un legionario en un desfile.

El señor este de Zafra, al parecer es enfermero profesional. Es decir, no es médico, lo que no le impide, al menos según el siguiente testimonio que, por cierto, he encontrado en múltiples foros y páginas - ¿tal vez en busca de negociete? - sin variar una sola coma, comportarse como tal puesto que:

Le explicó [al paciente] que abandonara automáticamente todos los medicamentos, y que en dos dias estaría curado. Efectivamente así ocurrió, su mejoria fue notable, y todos sus dolores desaparecieron.
Y además:

sólo le quedó una pequeña heridita que se fué curando con cristalmina (recetada por él)

Así que un señor que no es médico, le dice a un paciente que abandone su tratamiento médico y receta medicamentos.

Lo que siempre me ha llamado la atención de estas cosas es que la gente, cuando se topa con la realidad de que la medicina, desgraciadamente, no lo cura todo, empieza a despotricar contra ella y busca terapias que, como la religión, sirven absolutamente para todo y son infalibles. Mano de santo, oiga

Por eso, cuando unos surfistas probablemente catadores de todo tipo de sustancias ilegales, inventan una cosa como la power-balance, más conocida como timopulsera, la gente se lo cree a pies juntillas. La timopulsera es una versión siglo XXI del quemaorejas. Menos dolorosa, pero igualmente inútil. Y no, que a tu primo le funcione no es una prueba de nada.

Si es ridícula la quemaorejoterapia, uno puede encontrar millones de sitios en los que, bajo un manto de pseudoecologismo y tonterías new-age, enmarañado de términos científicos para no caer en el ridículo, se nos ofrecen otras terapias infalibles no menos irrisorias: la cura tibetana del ajo, odontología holística, zumoterapia, fangoterapia, biodanza... en fin, la lista es casi inabarcable.

Todas estas tontoterapias no sirven para nada. Actúan como un placebo y sólo sobre personas muy crédulas o personas hartas de sufrir una enfermedad crónica, es decir, con personas desesperadas.

Pero a mi, la que más me gusta con diferencia, es la más real de todas: el lavado colónico. Ya que no cura nada, al menos sirve como metáfora: te la metemos por detrás, y tú tan contento:





Si alguno está tentado de aleccionarme sobre las maravillas de esta técnica, que vea lo inútil que es aquí.

domingo, 13 de junio de 2010

Las nada respetables creencias de Tom Cruise



Lafayette Ronald Hubbard, (1911-1986), fundador de la Iglesia de la Cienciología, nunca fue mucho más que un mediocre escritor de bolsilibros quizá demasiado listo. En la página de Scientology tienen colgada una biografía del sujeto repleta de hazañas en las que se nos insinúa que era perfecto. Era como John Wayne, Bruce Lee, Krishna, y Orzowei juntos. Era mejor que Chuck Norris y Jesucristo. No se menciona su escasa fortuna como literato,(escribió novelas pulp bajo seudónimos como Rene Lafayette, Tom Esterbrook, Kurt von Rachen, Captain B.A. Northrup, y Winchester Remington Colt) más bien se la falsea, y el texto alude contínuamente a lo extraordinario que era, y a lo mucho que viajó como marino - presunto teniente de la Marina estadounidense durante la II Guerra Mundial - por todo el planeta empapándose de todas las tonterías místicas orientales que tanto parecen impactar a la posmodernidad occidental.

Según la página de la Iglesia de la Cienciología, el corpus de todos el conocimiento que comprendre la religión de Scientology está contenido en más de cuarenta millones de palabras habladas y escritas acerca del tema todos ellas por L. Ronald Hubbard, fundador y fuente de Scientology.

Lo sorprendente es que la Iglesia de la Cienciología, en su página web, no dice prácticamente nada acerca de en qué consiste su religión. Tan sólo unas cuantas vaguedades y afirmaciones vacías que muy probablemente buscan el interés de los incautos y su posterior captación. Todo es deliberadamente ambiguo en la Cienciología, hasta Tom Cruise.

A nadie debería extrañarle que los propios cienciólogos no dejen que los que no lo somos conozcamos fácilmente sus doctrinas. Lo hacen para que no nos riamos de lo extraordinariamente ridículas que son.

Las religiones suelen presentar historias poco creíbles, como lo son el repugnante catálogo de atrocidades del Antiguo Testamento y la patética concepción divina de Jesús de Nazaret exenta de fornicio. Pero las religiones evolucionan, y las nuevas sobrepasan la locura de las antiguas, como es el caso de la Iglesia de la Cienciología - que no es iglesia, ni es ciencia, pero lo es y no lo es y es para todos como el budismo, para los jóvenes, para los payachos...- o la secta raeliana, son religiones preparadas comercialmente para las mentes menos lúcidas. Cuando la mayoría bienpensante habla del respeto que tenemos que tener para las creencias de los demás, imagino que también esperan respeto para las sectas destructivas como la que me ocupa.

Los cienciólogos creen que un extraterrestre llamado Xenu controlaba 76 planetas de la Confederación Galáctica superpoblados con 178 billones de personas cada uno hace 75 millones de años. Dentro de ese grupo de planetas, estaba la Tierra, que por aquellos entonces se llamaba Teegeeack. Para solucionar semejante despropósito, el bueno de Xenu, con la ayuda de pérfidos psiquiatras, llamó a los billones de personas - se ve que le sobraba tiempo - para hacerles una inspección de su patrimonio, pues en la Confederación Galáctica también hacienda eran todos. En lugar de eso, billones de personas recibieron inyecciones de alcohol y glycol mezclados para paralizarlos. Acto seguido, metieron a todos en naves espaciales exactamente iguales que los aviones DC8, los pusieron alrededor de los volcanes de la Tierra, y lanzaron bombas de hidrógeno encima. Esta es la razón por la que en el libro de estupidez pseudoreligiosa y autoayuda lamentable de Hubbard, Dianética, aparece un volcán en la portada.

La locura sigue. Xenu, para que las almas de las personas no volvieran para vengarse, se las llevó al cine. Literalmente. Y les puso películas en tres dimensiones. Con esas películas se convenció a las almas de que eran Dios, Jesucristo y todos y cada uno de los profetas. Así todos compartieron creencias falsas. Algunas almas encontraron cuerpos supervivientes y los habitaron, agarraron al cabrón de Xenu, se lo llevaron a una cima de algún planeta perdido de la Confederación Galáctica y allí lo encerraron dentro de un campo de fuerza como el de la Chica Invisible de Los 4 Fantásticos. Y desde allí nos vigila.

Ahora, los descendientes de aquellas almas tenemos creencias estúpidas en Jesucristo , Mahoma y otros falsos profetas (no como el verdadero profeta Hubbard que era la hostia), y la única manera de dejar de tenerlas y liberar nuestra alma es pagando mucho dinero... para eso está la Iglesia de la Cienciología, amiguete.

No olvidéis ser respetuosos con las creencias ajenas.


miércoles, 9 de junio de 2010

Intereconomía, recién llegada del siglo XII.



Cuando los católicos de pro intentan dárselas de serios y racionales, suelen caer en el mismo error que sus odiados enemigos ultras de otros bandos: pasar por su criba ideológica los hechos objetivos para retorcerlos y lograr que hasta parezca que tienen razón, siempre y cuando esa razón les sea explicada a los que ya piensan así.

AlbaDigital, publicación del grupo Intereconomía, en su guerra sin cuartel contra todo aquello que no sea cristiano, afirma en su web que todos los estudios científicos dicen que no sólo los factores biológicos influyen en la identidad sexual. A partir de ahí, a despotricar, manipular y valerse de dudosísimas fuentes para sustentar el delirio al que el grupo de humor involuntario Intereconomía nos tiene acostumbrados.

El psiquiatra Richard Fitzgibbons es una de esas fuentes. Este psiquiatra, que parece no haberse enterado en pleno siglo XXI de que la homosexualidad no es una enfermedad desde 1990, año en que la OMS la excluyó de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y otros Problemas de Salud, que nunca lo fue, y que sólo la religión que tantas chanzas les hace defecar y otras creencias igual de poco respetables son las culpables de que los homosexuales sean perseguidos, humillados, asesinados y apaleados.

El Doctor Frankenstein Fitzgibbons afirma que existen varios factores causantes de la homosexualidad:

1- La soledad y la tristeza.

2- Profundos sentimientos de ser inadecuado y la falta de autoaceptación.

3- La desconfianza y el miedo

4- El narcicismo

5- El excesivo sentido de responsabilidad

6- El maltrato sexual en la niñez

7- El enfado excesivo.

Este pequeño catálogo de pasiones y conflictos humanos puede convertir en homosexual a prácticamente toda la población mundial, aunque el ultracatólico Doctor no parece darse cuenta de ello. Si me tengo que tomar en serio, por ejemplo, el punto 7, tengo que pensar que todos y cada uno de los jefes que he conocido son homosexuales. Tampoco parece notar este señor que el punto dos no es una causa de la homosexualidad, más bien es una consecuencia del rechazo que seguramente sienten muchos homosexuales en sus familias y entorno. Así con todos los puntos.

Otro médico homófobo del que se hacen eco los señoritos bienpensantes de Albadigital es Joseph Nicolosi, antiguo presidente de la National Association of Research and Therapy of Homosexuality, NARTH, homófoba asociación, que ha escrito con su santa esposa la Guía para padres para la prevención de la homosexualidad, infame documento que podemos ver en la página homófoba www.esposiblelaesperanza.com, lugar repugnante en el que se afirma que McDonald´s promueve la homosexualidad, que viene a ser como promover ser rubio o promover que la gente mida dos metros.

Con estos señores, no es de extrañar que Intereconomía lleve a colaboradores hijísimos de falangistas como Rafael García Serrano a su programa El gato al agua para que llame zorra repugnante, puerca y guarra a la consejera de Salud de Cataluña por poner en marcha una campaña de educación sexual. La que el falangista jamás tuvo, y se nota. Se nota que está mal follado, vamos.


sábado, 29 de mayo de 2010

El negacionista del SIDA que entrevistó a un extraterrestre.



El director de la revista Dsalud Jose Antonio Campoy, que niega que exista el VIH y va por ahí diciéndole a la gente que no haga ni puto caso a su médico si sufre un cáncer, está en contra de las vacunas (si bien él ya está bastante crecidito y a buen seguro debidamente vacunado) y dio amplia cobertura a la lamentable SuperMonja Teresa Forcades durante la paranoia y confusión generada en irresponsables medios de comunicación como la propia Dsalud sobre la gripe A, era hace años el director de Más Allá de la ciencia, revista que posteriormente pasó a dirigir Javier Sierra.

En aquellos entrañables tiempos, la revista contaba con un consultorio en el que un...extraterrestre contestaba a las preguntas de los lectores por medio de la secta ufológica Aztlán, que se comunicaba con el extraterrestre llamado Geenom por medio de una tabla ouija. No me invento absolutamente nada.

Jose Antonio Campoy, conspiracionista antivacunas y publicitador de potajes pseudomedicinales, antes de dedicarse a insultar a la medicina, tenía estas cosas, hasta el punto de que su primer libro fue... Entrevista a un extraterrestre: Geenom. En el libro, el defensor de la brujería homeopática entrevista al Sr. Geenom. Entrevista a un extraterrestre. Habla con él a través de la ouija.Tirando del hilo, - joder, joder, no puedo - he ido llegando a otras páginas llenas de gente que sabe cosas secretas. En el foro Mundo Parapsicológico, alguien pregunta por Geenom, y algunas de las respuestas son:

me creo mucho mas todo lo q dice geenom que todo lo que me pueda decir la iglesia

se de gente q ha contactado con el ,me costa.

El autor del libro es J.Antonio Campoy. Yo antes le tenía admiración, pero ahora le tengo rabia porque por su culpa yo enfermé para toda la vida. El aconsejaba hace muchos años, cuando aún era director de la revista "Mas Allá de la Ciencia" la práctica de la orinoterapia. Y como con palabras científicas y bonitas todo queda creíble, mucha gente le creyó y hasta crearon páginas en internet a favor de esta peligrosa práctica

No puedo, no puedo. Bueno, al final, he leído parte de la...¿entrevista?... y el libro, agárrate, viene prologado por Jiménez del Oso, Joaquín Grau, Mario Satz y Fernando Sánchez Dragó el eyaculador interior, ahí es nada. Gente tan lúcida no podía faltar.

La entrevista empieza fuerte:

-Quisiera saber, en primer lugar, quién eres y de donde vienes

-Soy un ser humano, físicamente vivo, que habita en un planeta de la estrella Alfa B, en la constelación de Centauro,aproximadamente a 4,39 años luz de la Tierra. Trabajo en mi planeta como sociólogo; en cuanto a mi situación personal, tengo compañera y dos hijos.

(...)

- ¿Puedo saber cuántos años tienes?

- Cuarenta y cinco. Bueno, en realidad estoy haciendo una extrapolación; quiero decir que esa es la edad que equivaldría a la de la Tierra en cuanto al aspecto físico, y proporcional de la experiencia vital.

- Y, según el cómputo de tu mundo ¿Cuál es tu edad?

- Seiscientos sesenta y dos años.

Brutal.

- ¿Hay vida en otros planetas de nuestro sistema solar?

- Si, pero no sé si debo decirlo.

Toma. En fin. La, eh, ejem, entrevista sigue desvelando misterios. Curiosamente, desvela los misterios que cíclicamente rescatan las revistas misteriológicas para rellenar sus páginas: la Tierra hueca, vida en Venus, dimensiones desconocidas, rollos new age, Jesucristo, Buda, la Biblia, y la Confederación Galáctica, que vela por la seguridad cósmica de todos los seres humanos del universo conocido y por conocer, en otras palabras: el capitán Kirk a los mandos del Enterprise, nos cuida.

Hoy el periodista Campoy va por ahí como si supiera medicina, intentando parecer más serio con Dsalud. No lo consigue, pues la revista DSalud es a la medicina lo que Año Cero es a la astronomía. Sólo ha cambiado el objeto de... ejem, estudio. Hace unos meses, a mi dirección de correo electrónico llegaron algunos mensajes de conocidos en el que me invitaban a visitar DSalud para conocer la verdad sobre las farmacéuticas y la gripe A. ¿Se la habría contado Geenom a Jose Antonio Campoy?

Esta es la clase de gente que promueve las medicinas alternativas en España: el neofascista Dragó, que hasta tiene su propia promoción de estos productos en su web, y sus colegas.

jueves, 20 de mayo de 2010

Respeta las creencias o paga.



Javier Krahe y Enrique Seseña realizaron un video en los setenta titulado Cómo cocinar un crucifijo. En una entrevista en 2004 en Lo más plus, el cantautor fue entrevistado y el video proyectado a su espalda. Y ahora, leo en el diario Público que el Juzgado de Instrucción nº 3 de Colmenar Viejo, en un auto con fecha 12 de mayo, acuerda la apertura de juicio oral contra Krahe y contra la productora del programa, por un delito contra los sentimientos religiosos recogidos en el artículo 521.1 del Código Penal. La acusación solicita una fianza de 192.000 euros a Javier Krahe, y de 144.000 euros a Montserrat Fernández Villa, la entonces directora del espacio. La noticia pinchando aquí.

Los denunciantes, el Centro Jurídico Tomás Moro, organización católica y santísima - no lo digo yo por mis cojones, es la conclusión que cualquiera puede sacar después de visitar su página- exhiben una estulticia sin límites y un escaso respeto por la libertad de expresión, lo que me lleva a pensar que el juez que lleva el caso es de ideas más o menos afines.

Esta gentecilla es lo que se conoce como defensores de algo llamado laicidad positiva, es decir, mi religión por encima de todo y de todos. Después de leer con bochorno la noticia de que México podría convertirse en el primer país en el que es obligatorio por ley profesar una religión, preferiblemente romana, ya me puedo esperar cualquier cosa de la santísima Iglesia Católica. No se si ofenderá esto, pero soy de los que creen que todo es criticable, que todo puede ser estudiado, y que nadie puede estar libre de ello. Me importa poco si hablamos de Islam, cristianismo, testigos de Jehová, budistas, comunistas, fascistas, funambulistas, adoradores del diablo o yo mismo.

Tanto se ofenden los creyentes cuando se ataca a las creencias - no a los creyentes en si - que igual podríamos usar la misma vara de medir para ellos y sus afirmaciones sobre el matrimonio homosexual, el aborto, o la anticientífica, peligrosa y potencialmente mortal afirmación de Benedicto XVI sobre los preservativos y el SIDA.


sábado, 15 de mayo de 2010

Tarantino y Robert Rodríguez, illuminatis



Lo que nunca me va a dejar de sorprender del mal llamado Movimiento Zeitgeist es su capacidad para meterse en las izquierdas y derechas por igual, contaminando todo lo que toca. Lejos de existir algo así como una conspiración Zeitgeist, el movimiento es un árbol que extiende sus ramas desordenadamente y que pide desesperadamente una poda, cuando no una tala directa.

En España, su mayor propagador, Rafapal, negacionista del Holocausto - si bien se cuida muy mucho de atraer a otros negacionistas como los ultraizquierdistas de nuevo cuño - es uno de los lunáticos más ridículos del periodismo misteriológico español. A Rafapal - Garrafapal - no le importa si sus afirmaciones y pseudoinformaciones tienen alguna base, y no le importa debido a que los conspiracionistas suelen bastarse de una afirmación infundada para creer. Muerto Dios, los crédulos buscan desesperadamente una nueva verdad absoluta con la que suplantar el vacío existencial, y para ello necesitan una razón omnímoda, raiz de todos y cada uno de los males de este mundo. Ignorando la complejidad de las causas de todos los males, se busca una especie de pareidolia en la que depositar la creencia. De este modo, el también periodista Alex Jones, -quien ha ejercido como actor en dos películas del insoportable Richard Linklater -héroe conspiranoico de Garrafapal, se suelta con la información de que la nueva película de Robert Rodríguez, Machete busca comenzar una guerra entre hispanos y blancos en Estados Unidos pagada por el dinero sionista y apoyada por el otro iluminati - si, así afirma Alex Jones - Quentin Tarantino. Se puede ver un video ridículo en la página de Garrafapal en el que Alex Jones informa sobre ello.

No es casualidad que Rodríguez y Tarantino estén en el objetivo conspiracionista. Ambos directores son famosos entre los jóvenes y atraen todas las miradas. Poner ambos nombres en el programa radiofónico de Alex Jones o en la página web de Garrafapal atraerá nuevos miembros para la causa con total seguridad.

Un caso paradigmático de víctima del conspiracionismo es el de el ex-yonqui, ex miembro de Metallica, ex-cristiano y ex-seguidor de George W. Bush, además de furibundo antiabortista y actual líder de Megadeth Dave Mustaine. Su nuevo disco, publicitado por Alex Jones, se inscribe directamente en el Movimiento Zeitgeist- NWO etcétera - distintos perros con el mismo collar - y atraen a jóvenes seguidores del metal ávidos de marcianadas y pasados de vueltas de todo tipo. También es significativo que los conspiranoicos crean que sus teorías son cosas que deben salir a la luz pública y que su sabiduría es algo oculto y alternativo y que los grandes medios - iluminati-reptilianos - intentan por todos los medios que no se sepa la verdad cuando el tal Alex Jones es una estrella en Estados Unidos, famoso por propagar Zeitgeist y demás mierda negacionista del 11-S.

Garrafapal tiene un alto concepto de sí mismo. No es para menos, pues creer que una raza extraterrestre como los reptilianos gobiernan el mundo requiere una entereza y una actitud ególatra para poder evitar verse a sí mismo como un bufón ridículo y vociferante. En la última entrada de su página, Garrafa admite sin ambages que Aunque os podéis imaginar que el contenido de las entrevistas que hago, siempre implica un “riesgo” (en el sentido de romper un tabú), esto es algo que no me había pasado más que una vez. De alguna manera, atraigo a las personas que han de comunicar “algo” y yo sirvo de canal para lanzar las cosas más rompedoras con total naturalidad. Eso es tener la autoestima bien alta, sí señor. Lástima que en la mencionada entrada de lo que nos habla es de dos entrevistas que el periodista hizo a dos personas relevantes que finalmente se arrepintieron y le dijeron que no querían que las publicara y de las que desconocemos sus nombres... vamos, que las entrevistas se hicieron porque lo dice Garrapal y punto. Las pruebas se las comió mi perro, señorita.

Todas las conspiraciones illuminati de último cuño, o más bien las no-conspiraciones, tienen su punto de partida en dos libros: El enigma sagrado, cóctel de templarios y masones donde se menciona al actualmente extinto y en tiempos del libro inexistente Priorato de Sión, o como un tarado - Pierre Plantard - logró introducir unos documentos falsificados en una biblioteca francesa y engañar a los autores para autoerigirse como nuevo Rey de Francia, descendiente de los merovingios (falsedad que tuvo que admitir ante un tribunal), libro del que, por cierto, sus propios autores afirman que no es más que una ficción, y el libro de una tal Acharya S La conspiración de Cristo, publicado en España por Valdemar.

El primero de los libros es en el que se basó Dan Brown para su lamentable El código DaVinci. El segundo es el padre de Zeitgeist. Es extraño, pero cuando oí por primera vez hablar de Zeitgeist, me sonó al libro de Acharya S. vagamente. Cuando vi el pseudodocumental, me quedó clarísimo: es prácticamente un calco del libro. El libro lo leí en 2005, y es bastante mediocre. Que Jesucristo puede muy bien no haber existido es algo que muchos historiadores legítimos se plantean desde hace años. Pero el libro de Achyara S. - el nombre es un seudónimo, por supuesto, no vaya a ser que los reptilianos tomen represalias - es un refrito de ideas teosóficas. La autora escribe muy poco en él, valiéndose en casi todo el libro de citas de autores teosóficos, sin mencionar en ningún momento la fijación absurda que tienen dichos autores en el ocultismo, el antisemitismo y las tonterías New age. El final del libro es de traca, pues en él la autora- en cursiva, pues lo único que hizo con el libro es un corta y pega interminable - afirma que Stalin asesinó porque era católico y Hitler también... toma.

En fin. La autora, en su blog, afirma que Peter Joseph - seudónimo del director de Zeitgeist - ha leído su libro y que buena parte del pseudodocumental está basado libremente en él. Así que Peter Joseph el libertariano - doctrina económica que, por si acaso alguien tiene la tentación de adscribirse a ella, niega la validez del método científico y prefiere basar buena parte de sus idioteces directamente en el psicoanálisis - no sólo no es original, sino que además se basó en un libro cuyas tesis son cuanto menos discutibles. La conexión New age-conspiracionismo-teosofía, está presente en todo su metraje.

Garrafapal, entonces, no es más que un vulgar reciclador de tonterías norteamericanas víctima de la secta teosófica. Y de la paranoia. No es peor que los originales, es simplemente un calco.

Hace falta algo más que un vulgar corta y pega para dar validez a una teoría. Más aún si ese corta y pega se reduce a unos pocos autores racistas como son los autores teosóficos, algunos de ellos miembros de la Golden Dawn, de la que hablaré en próximas entregas para el delirio.

sábado, 1 de mayo de 2010

Bicefalia



Resulta curioso como, en ocasiones, los extremos, que dialécticamente intentan que no se les confunda ni se les mezcle y se declaran enemigos acérrimos y hasta estarían dispuestos a pasarse a cuchillo los unos a los otros... se tocan, se meten mano, se acuestan juntos y se la comen unos a otros... dos extremos ultras, el 69 perfecto.

El portal Altermedia.info es, digamos, curioso: en él, podemos leer los artículos de el Caudillo Chávez y, agarráos, Infokrisis, del amiguete Ernest Milá, furibundo nazi instigador de disturbios y contrabandista de armas del que ya hablé en este blog. También hay enlaces y videos del MSR - organización neonazi- y de Democracia Nacional, - estos no necesitan presentación - y todo ello sin moverse del sitio, oiga.

¿Qué tienen en común unos y otros? Es sencillo: el nacionalismo, el descerebrado nacionalismo.

Este tipo de páginas intentan cazar incautos con buenas intenciones. Pero no sólo hay páginas, también el frente ultraderechista se mezcla en documentales que intentan hacerse pasar por progresistas. Es el caso de Zeitgeist -si, otra vez - y su secuela. Ya expliqué un poco lo que es el libertarianismo o minarquismo.

El presunto autor de Zeitgeist y su aún más lamentable secuela, Peter Joseph del niño Jesús, que según él mismo cuenta oculta su verdadero apellido para que su familia no tenga problemas por sus films, (digo yo que lo mismo podrían hacer Sacha Baron Cohen o Bill Maher, pero ellos no venden ficción haciéndola pasar por realidad aunque ofendan conscientemente), en su página web pedía el voto para Ron Paul, que es una de las principales referencias que usa Joseph en Zeitgeist Addendum.

Ron Paul, el vampiro de la foto, es ginecólogo - lo que desde luego le otorga una sabiduría en materia económica envidiable - y se opone abiertamente al aborto, a los derechos de gays y lesbianas, a la sanidad pública, a la educación pública, a la Teoría de la Evolución y al sentido común en general. Y Ron Paul, nacido en Texas, que intentó llegar a la Casa Blanca primero con el Libertarian Party y después con el Partido Republicano, fue nombrado el congresista más conservador de 1937 a 2002 , y va por ahí como si su mierda no oliera.

Pero huele que tira de espaldas.

Y huele principalmente porque la campaña electoral de este individuo fue pagada por el Ku Klux Klan y los amigos neonazis de Stormfront... una conocidísima organización neonazi.  Un vistazo al foro de estos muchachos, y a cagarse todos del miedo.

Los artífices de Zeitgeist la han liado parda hasta entre sus propios fans. En la página del movimiento Zeitgeist Argentina, los seguidores hablan de la decepción de Ron Paul, al que acusan de Illuminati, ja, je ji jo ju, JA. Otros militantes acusan al autor del pseudodocumental de masón porque en una conferencia o algo así puso cuernos con los dedos al mas puro estilo heavy metal. Cuando los seguidores del pseudomovimiento ven que han sido utilizados después de haber caído en las turbias aguas del conspiracionismo, ya no saben cómo salir de allí y ven fantasmas en todas partes... con tal de no admitir que Zeitgeist es un engaño como movimiento y como documental.

Para terminar, a la derecha otra fotografía que delata inequívocamente a un masón peligrosísimo, reptiliano e illuminati: el temible conspirador Ronnie James Dio. Y lo bien que canta, oiga.

Yo hasta le votaría.