lunes, 26 de abril de 2010

La conspiración reptiliana


David Icke (1952) fue jugador de fútbol, periodista y comentarista deportivo. También fue portavoz del Partido Verde del Reino Unido, aunque antes de eso al parecer era un señor bastante ultraderechista, y después de eso lo sigue siendo, así que no tengo ninguna razón para pensar que abandonó la ultraderecha ideológica durante su permanencia en el Partido Verde que te quiero verde. También es famoso por saber cosas que nadie más sabe, cosas secretísimas que revela a las pobres gentes que no son tan suspicaces como él, a través de sus libros que se venden como rosquillas en el mercado anglosajón. Pertenece al subgénero humano de los listos, es decir, los que tienen la capacidad de conocer misterios insondables que previamente se han inventado.

Icke ha visto incrementada su fama considerablemente con la repercusión de Zeitgeist Addendum, la conspiracionista segunda parte del conspiracionista pseudodocumental Zeitgeist the movie, en la que también participa aportando su, ejem, sabiduría, y que tanto revuelo han causado en la red. En su página oficial - que ha ido limpiando de parafernalia surrealista (aunque no lo suficiente como para que le considere en su sano juicio), a medida que la fama y el dinero le van acompañando - se puede ver el documental de marras. La información que nos presta wikipedia en español sobre el personaje no menciona los documentales, ni sus delirantes teorías sobre los extraterrestres...reptilianos.

Así, sin vaselina: David Icke afirma que existe una fuerza oculta que domina el mundo - sin importar la ideología del gobierno - a la que llama Illuminati, aunque al parecer tal fuerza carece de nombre según sus propias palabras. Vamos, que el bautismo se lo ha dado él. Afirma que, entre los Illuminati, podemos encontrarnos a los Rockefeller, los Rotschild, Kris Kristofferson (si, el músico de country y actor) y hasta la mismísima familia real británica. Todos ellos pertenecen a una misma familia que se viene perpetuando en el poder por los siglos de los siglos. Concretamente, todos ellos descienden de los reyes de Sumeria (¡!). Para confirmar sus teorías sobre la línea de sangre de los supuestos Illuminati, aporta las siguientes pruebas: 0. Pero...¿quién necesita pruebas cuando se tiene fe?. Y es que, desde luego, hay que tener mucha fe para tragarse que los Illuminati son en realidad seres extraterrestres repitilianos humanoides de 7 pies de altura que forman parte de algo así como la Hermandad Babilonia. En Zeitgeist se nos omite esto, pues es de suponer que la gente se habría tomado a pitorreo tan delirante teoría, pero no seré yo quien acuse al pseudodocumental de manipulador... Bueno, si, la verdad es que es tan manipulador como la retórica de Adolf Hitler y Joseph Goebbels.

Una de las... ¿pruebas? que presenta Icke para apoyar su teoría reptiloide, es que una tal Christien Figerald, confidente de Diana de Gales vio a miembros de la familia real británica transformarse en reptilianos. Al parecer, una vez mutados no se atrevieron a invadir Tokio, pero uno puede esperar cualquier cosa de un reptiliano y nadie puede afirmar con seguridad que Godzilla no es pariente de la Reina Isabel. Como ya estoy metido en harina, voy a aportar yo mismo una prueba: en la foto podemos ver que, efectivamente, Diana es en realidad un extraterrestre reptiliano.

Este tipo es uno de los mayores propagadores de las teorías conspiranoicas del 11-S, un antisemita reconocido que publicó en su web algo de tan exquisito buen gusto como una fotografía de Barack Obama el día de su toma de posesión , debidamente manipulada- como todo lo que escribe y dice el personaje que me ocupa- en la que se ve al presidente con una corbata con la estrella de David y la palabra Fraude, sin aportar, por supuesto, prueba alguna que sustente semejante afirmación . Es decir, que el mismo día en que Obama accedía a la presidencia de Estados Unidos, David Icke ya sabía que estaba a sueldo del Estado de Israel - mentira y gorda, ya han empezado los primeros desencuentros entre Obama y el gobierno israelí, aunque supongo que para el pseudoperiodista eso forma parte de la conspiración para despistar a los incautos - y también sabía que todo había sido un fraude electoral. Es lo que tiene, una vez más, la New Age, ese engendro ideológico-místico-lunático que se extiende como un virus por las mentes de las izquierdas y derechas más reaccionarias, a quienes Zeitgeist manipula y miente descaradamente para generar un estado de opinión favorable al Partido Libertario americano, que en realidad no es tal, sino un partido Libertariano, esto es, anarquismo de ultraderecha, también conocido como minarquismo. Si, amiguitos, existe un anarquismo de derechas, igual que existe el nacionalsocialismo, y esto es algo a tener en cuenta, quizá incluso más que los reptilianos que nos gobiernan.

¿Quién es David Icke? Pues el tipo de abajo, en pleno orgasmo New Age:



sábado, 17 de abril de 2010

Payasos del misterio



No es ningún secreto que los nazis eran bastante aficionados al esoterismo. La sociedad ocultista Thule tuvo mucho que ver con la fundación del Deutsche Arbeiterpartei (DAP), partido que más tarde pasaría a llamarse Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei (NSDAP) por la gracia de Adolf Hitler, o sea, el partido nacionalsocialista alemán. Heinrich Himmler, Rudolf Hess, Alfred Rosenberg y Julius Streicher eran sólo unos pocos de los idiotas ocultistas que pertenecieron a dicha sociedad.

Tanto Madame Blavatsky como, por ejemplo Aleister Crowley, mamarrachos esotéricos donde los haya, eran antisemitas, y no es de extrañar que el racismo nazi comenzara sus andanzas partiendo de las demenciales teorías en las que, por cierto, también se basa todo lo relacionado con la New Age. Movimientos sectarios como la teosofía sentaron buena parte de las ideas de la Sociedad Thule, cuestión que al parecer ningún místico New Age parece haber tenido en cuenta en su vida.

Isidro Juan Palacios fue redactor jefe de la revista misteriológica, conspiracionista y supercherística Más Allá de la ciencia. ¿Y quién era el tal Isidro Juan? Pues, ni más ni menos que el delegado de la sección madrileña de la organización nazi CEDADE (Círculo Español de Amigos de Europa). El hermano de Isidro, Jesús - no confundir con el crítico de cine y escritor del mismo nombre - fue el representante exterior de la organización, y en la actualidad escribe para Más allá de la ciencia, El Mundo y Próximo Milenio. Jesús ha escrito Franco, mi padre a medias con el cada día más demente historiador Stanley G. Payne, donde la hijísima Carmen Franco Polo habla largo y tendido sobre papuchi.

CEDADE se creó en Barcelona en 1966. De las cenizas de CEDADE surgió Democracia Nacional y el Movimiento Social Republicano, partidos ultraderechistas de esos que usan las palabras democracia y social para darse un halo de respetabilidad que no tienen cuando se calzan las Doc Martens y salen por ahí a patear negros y maricones. Miembros de la organización fundaron también, agárrate, la revista islamista neonazi Handshar. Para entrar a formar parte de CEDADE era necesario acreditar al menos tres generaciones arias, aunque es de suponer que no había que acreditar demasiada inteligencia. Los miembros de CEDADE, si bien respetaban a los nostálgicos franquistas, solían mirarlos con displicencia: lo suyo era el nazismo puro y duro, no esa ñoñería católica de Francisco Franco.

Otro muchacho bastante simpático es Ernesto Milá, ocultista y político neopagano, nacionalsocialista y lunático nacido en 1952, a quien el difunto Manuel Vázquez Montalbán tuvo la desagradable oportunidad de realizar una entrevista publicada en el libro Mis almuerzos con gente inquietante. Inició sus devaneos con la política de sueños de exterminio racial en el PENS (Partido Español Nacional Socialista). Después pasó al ultraderechista Fuerza Nueva del siniestro Blas Piñar (quien, por cierto, tuvo el honor de ser entrevistado recientemente en el canal de televisión Intereconomía, donde el amable conductor del programa le obsequió con la reproducción del Cara al Sol), de donde fue expulsado en 1977 debido a su radicalismo (!!!). En 1983 fue detenido cuando volvía de un peregrinaje por sudamérica con un bonito equipaje consistente en algunas ametralladoras. Estuvo envuelto en el intento de asalto a la sede de UCD en Barcelona durante una manifestación fascista. Al salir del trullo, (dos años) fundó la revista Disidencias. Ha pasado por diferentes partidos ultraidiotas, como Democracia Nacional y Europa 2000. Y también, como no podía ser de otra manera, ha colaborado con las revistas Año Cero, Más allá de la ciencia, Próximo milenio, Nueva Dimensión e Historia y Vida. Fue jefe de redacción de Saber Más, revistucha distribuida por el periódico El Mundo en su edición catalana en 1997, y de ahí pasó a Nuevos Horizontes, dirigida por el conocido magufo Sebastiá d'Arbó, que es director de cine mierdoso y creador de una de las primeras idioteces periodísticas misteriológicas españolas, Karma-7, y al que no hace mucho se pudo ver en algún programa de Íker Jiménez y su Santa esposa. Ernesto Milá ahora se hace llamar Ernest Milá, sin la o, y ha escrito el libro -redoble de tambores, señora- Hijos de la Teosofía, en el que escribe sobre lo bonitos que son el ocultismo y el esoterismo sin dejar de lado ciertos aspectos de la New Age, y sin dejarse olvidada, por supuesto, a Helena Blavatsky con sus delirios pseudofilosóficos.

De nada.


lunes, 12 de abril de 2010

Mi mensaje de apoyo a Benedicto XVI



Cuando Joseph Ratzinger-Z, fuerte y veloz, era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (los artistas antes conocidos como la Santa Inquisición, y esto no es un chiste), en el año del señor de 1966, recibió dos cartas que no estaban perfumadas. Las cartas las escribió el Arzobispo de Milwakee, y en ellas hacía saber al futuro Papa que el socerdote Lawrence C. Murphy había abusado sexualmente de nada menos que 200 menores alumnos de una escuela para niños sordos de Wisconsin. Y Ratzinger-Z, que por aquel entonces no disfrutaba de infalibilidad ni línea directa con Dios, ignoró las cartas. Eso es encubrir un delito.

El tal Lawrence C. Murphy llevaba divirtiéndose con niños indefensos al menos desde 1950. Y hoy, cuando Richard Dawkins y Christopher Hitchens anuncian que van a intentar que el Reino Unido retenga al Papa en su próxima visita a aquellas tierras al más puro estilo Augusto Pinochet, para acusarle de crímenes contra la humanidad formalmente, los idiotas se multiplican.

El portal neonacionalcatólico HAZTEOIR.ORG, que lo mismo pide al Gobierno playas en las que sus hijos no tengan que ver indecentes cuerpos semidesnudos, que se oponen al aborto como si alguien les obligara a abortar, que multiplican los asistentes a sus manifestaciones como Jesucristo los panes y los peces, habla de persecución religiosa. No cabe ninguna duda de que si alguien sabe lo que es realizar una persecución, ya sea religiosa, étnica o ideológica, ese alguien tiene que ser un nacionalcatólico, si bien la competencia en este ámbito es muy dura.

HAZTEOIR, ha organizado una campaña para solidarizarse con el presunto delincuente Ratzinger-Z. En su página está el formulario, por si habéis perdido el sentido común. Como los de HAZTEOIR tienen dudas razonables sobre la capacidad intelectual de sus seguidores, ofrecen un mensaje estandard de apoyo, por si Dios no te ha concedido el don de la imaginación:

Su Santidad:

Le ruego que, frente a la campaña de insidias de la que está siendo objeto, acepte mi testimonio de apoyo personal y mi reconocimiento de la indispensable contribución histórica y actual de la Iglesia Católica a la integridad del ser humano.

Mientras escribo el post, 35196 personas han firmado un correo electrónico apoyando al presunto encubridor. ¿Es correcta la cantidad? Pues no, no lo es.

No lo es porque yo mismo he mandado el correo siguiendo las instrucciones que da la página. He dado un nombre falso y un correo electrónico que ya no uso. No te piden ningún tipo de acreditación, ni DNI, ni nada. Así que, ahora que son 35.197 personas las que han apoyado semejante memez, afirmo desde aquí que la propuesta de HAZTEOIR no tiene ninguna validez que no sea la de pelotear al Sumo Pontífice. Eso si, yo he modificado el texto:

Su Santidad:

Le ruego que, frente a las sospechas que buena parte de la población mundial tiene sobre la posibilidad de que usted ocultara conscientemente los abusos sexuales de algunos sacerdotes, tenga la amabilidad de llevar a todos ellos ante la Justicia voluntariamente y usted mismo acceder a los tribunales para demostrar su inocencia. Si no tiene nada que ocultar, no debe temer a la Justicia.

Los medios católicos están muy preocupados con la imagen que pueda quedarle al Papa después de todo el turbio asunto - asuntos - de los abusos sexuales, pero no tanto por la niñez desfigurada y monstruosa que algunos miembros de la Iglesia les han dejado en el recuerdo a las víctimas.

¿Da pena Ratzinger? ¿Hay que compadecerle? ¿O acaso tienen los de HAZTEOIR.ORG que organizar una campaña de apoyo a las víctimas de abusos sexuales, víctimas menores de edad de esos que tanto se les llena la boca cuando se habla de aborto?

Las campañas de apoyo, lo mismo las pueden firmar Peter Pan que Mickey Mouse. Cuando la campaña reúna muchos más correos electrónicos, saldrá en portada del medio que la organizó como un triunfo indiscutible sobre los repugnantes e inmorales ateos integristas No hay peor ciego que el que no quiere ver.

domingo, 11 de abril de 2010

Cómo interpretar correctamente un texto sagrado



Y combatid por la causa de Dios a aquellos que os combatan, pero no cometáis agresión -pues, ciertamente, Dios no ama a los agresores.


(Qur'an: Sura 2. La Vaca, 190)

Lo que viene a decir el versículo es que el musulmán debe combatir a quien combate al Islam. Es decir, viene a decir que yo soy un enemigo de Alá. También soy enemigo del resto de religiones... como dice Richard Dawkins, todo el mundo es ateo con respecto al resto de dioses, algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá.

Se habla mucho sobre si los integristas de uno u otro credo interpretan mal las sagradas escrituras correspondientes, y sobre que no todo el mundo que practica la religión islámica piensa en autoinmolarse en un puesto fronterizo. Eso es una obviedad, es la manía políticamente correcta de atribuir las cosas buenas que hacen los creyentes a lo bueno que pueda tener su fe, y atribuir las cosas malas a una interpretación errónea o extremadamente rigurosa de los textos. Es decir, sólo hay bondad en la religión.

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que la II Guerra Mundial hizo que personas involucradas en ella sacaran lo mejor de sí mismos. Pero a nadie se le ocurriría decir que, por esa regla de tres, la guerra es algo bueno. Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que el terremoto de Haití ha sacado lo mejor que se puede sacar de muchas personas solidarias, pero no podemos decir que un terremoto que ha provocado la muerte de miles de personas miserables es algo bueno. Pero la religión es otra cosa, la religión es sólo buena cuando es buena y no es religión cuando es mala.

Así, nos encontramos en todas partes con gentes que afirman que su forma de ver el cristianismo, el Islam, el judaísmo, el budismo o la superchería correspondiente al lugar de nacimiento, es la forma correcta de interpretarla. Pero a nadie se le escapa - a nadie con dos dedos de frente - que hace siglos a nadie se le ocurrió escribir un texto para que los que lo lean siglos después lo interpreteten como les salga de los cojones. Los textos dicen lo que quieren decir.

Combatid por la causa de Dios, eso es yihad. Y la yihad es lo que es, por mucho maquillaje que queramos darle. Y lo que viene a decir el texto es que se interprete cualquier crítica al Islam como una agresión, y como tal combatirla. Dios no ama a los agresores. Así, un musulmán no puede agredir a un infiel sin más: si no dices ni mú, te dejan tranquilo, si criticas prepárate. Eso es lo que extraigo del versículo.

Lo que quiero decir es que los religiosos sólo ejercen la violencia y asesinan en nombre de Dios cuando interpretan correctamente los textos sagrados.

sábado, 3 de abril de 2010

Mezquindad santurrona

Juan Manuel de Prada, que pasó de escribir algo llamado Coños, a recibir el premio Planeta y dejar de lado la lucidez que se le supone a un intelectual, perpetró una conferencia el 22 de marzo en el V Foro sobre Educación y Solidaridad que organiza la Gran Asociación de Beneficencia Nuestra Señora de los Desamparados - cojo aire ante tamaña pomposidad - , con el originalísimo título, acorde con la mentalidad de los asistentes de ¿Quo Vadis, España?

Juan Manuel de Prada tiene cara de preocupado, y es que le duele esta España llena de maricones, médicos abortistas, divorciados - como él mismo- divorciadas, bisexuales, chicas en tanga, tetas y culos, culos y tetas... en fin, Sodoma:

Lo que caracteriza nuestra época es la claudicación de los valores y la renuncia inconsciente de los principios basados en la fe, que nos ha llevado a que Occidente, y España de manera más rápida y virulenta, viva un proceso de autodestrucción.

Muy bonito, así que debemos suponer que quizá el modelo idóneo de sociedad esté en Irán, donde los principios basados en la fe siguen intactos y los desvíos de la misma pueden ocasionar la muerte del desviado. Por supuesto, en España ese deterioro es aún peor, con esos purulentos homosexuales que sueñan con sodomizar a medio país... Renunciar a principios basados en la fe, no lleva a la autodestrucción por mucho que De Prada se empeñe, de hecho, los países más atrasados en diferentes aspectos en el planeta, son o bien teocracias, o bien lugares como latinoamérica en los que la religión sigue siendo en buena medida intocable. En El cuento del antepasado, el biólogo Richard Dawkins afirma que es en los Estados más pobres de Estados Unidos donde triunfa la religión y la teoría del diseño inteligente, o creacionismo, teorías religiosas anticientíficas que afirman que el mundo no tiene más de 4000 años y a las que De Prada se siente espiritualmente unido. Dichos Estados están entre los más atrasados de todo el país en todos los aspectos. Algunos denominan a los defensores del creacionismo o diseño inteligente literalistas bíblicos.

Bien, pues el escritor y periodista, también se descuelga con la afirmación de que la religión cristiana ha contribuido a hacer avanzar a la humanidad, y que los Derechos Humanos son un concepto puramente cristiano, razonamiento que le lleva a decir que la ruptura con la fe es también una ruptura con el sentido profundo de los Derechos Humanos, que han dejado de ser un reconocimiento de la dignidad y se han convertido en concesiones graciosas que el poder nos otorga para satisfacer nuestros caprichos.

La falacia está servida, calentita. Resulta que como la Iglesia ha defendido los Derechos Humanos, (argumento muy discutible si pensamos, por ejemplo, en la forma de tratar a los homosexuales, quienes lo han pasado un poquito mal gracias a la defensa de los Derechos Humanos de los católicos y otras religiones igualmente estúpidas), y ahora esos Derechos Humanos se han hecho extensibles al resto de la Humanidad, pues eso no está bien, oye. Y resulta que las concesiones graciosas - obviamente, De Prada se dirige tácitamente a los derechos de los gays y lesbianas que tienen el caprichito de quererse y casarse - nos las otorga el poder para satisfacer nuestros caprichos. Alguien debería decirle al escritor que en realidad nadie ha otorgado nada a nadie, más bien lo que ha ocurrido es que hay gente que ha luchado por sus derechos durante siglos.

Sigue:

Las tiranías modernas son infinitamente más poderosas que las clásicas, porque en lugar de reprimir y censurar, permiten libremente la expresión de todos los pareceres, consiguiendo que la gente no tenga conciencia de estar sometida.

A mí me repugna profundamente el relativismo. Soy consciente de que hay cosas que son como son, y no porque alguien piense que la Tierra es rectangular va a dejar de ser redonda. y mucho menos voy a respetar su creencia en ello. Lo mismo vale para la religión católica. Pero, el pensamiento de De Prada se refiere, por supuesto, a permitir que otros que no piensan católicamente expresen su opinión. Y digo piensan católicamente, pues tipos que se declaran ateos como Jiménez Losantos tienen un pensamiento profundamente católico. No queda claro en esta afirmación si De Prada prefiere la censura o la libertad. Señor De Prada, igual que usted tiene el pleno derecho a defecar sus opiniones, yo tengo el derecho de rebatírlas y usted a mí o a cualquier otro. Pero eso sí, es estupendo que piense que sin censura, estamos sometidos. Con libertad, menos libertad... y eso de que las tiranías más terribles que hay en la actualidad son religiosas, parece que no está al alcance del escritor.

Sigue diciendo que los gobiernos han llevado a cabo un proceso de ingeniería social de destrucción, basado en romper a la familia, católica, por supuesto. De Prada, divorciado, es muy celoso a la hora de que se sepa su condición de pecador. Yo me enteré porque en un programa de radio, al escritor consumidor de LSD que eyacula hacia dentro Fernando Sánchez-Dragó se le escapó en una tertulia radiofónica. No digo que De Prada no tenga derecho a su intimidad, eso de meterse en la cama de los demás a ver lo que hacen es cosa exclusiva de religiosos y creyentes, pero esa actitud me lleva a pensar que igual no se tomó muy bien lo de su divorcio, y que, desde luego, se siente incómodo al saber que, ante sus fieles seguidores, ha cometido un pecado terrible.

Vamos, que Juan Manuel De Prada irá al infierno como Dios manda.