lunes, 20 de septiembre de 2010

Benedicto XVI, el único intelectual de Europa, o algo así



Salvador Sostres escribe artículos de opinión en el periódico El Mundo. Antes de eso, colaboró en el diario Avui y en el basurero televisivo Crónicas Marcianas al lado de Alessandro Lequio. Protagonizó una polémica de alto voltaje intelectual con el Yoyas del no menos basuril Gran Hermano. Entrevistó servilmente al ex presidente del F.C. Barcelona.

Transportando la demagogia habitual de los contertulios televisivos a la prensa escrita, hoy ha publicado un artículo en El Mundo:El intelectual de Europa. Indudablemente, el titular alude a alguien que es el único intelectual digno de llamarse así en el viejo continente. Y ese no es otro que Benedicto XVI.

Aludiendo al sobadísimo argumento - falso, por supuesto - que se repite entre los paleoconservadores como un mantra, ese que dice que la civilización occidental es fruto del cristianismo y que le den por culo a la Ilustración, no duda en escribir que el ateísmo y el laicismo conducen a la sociedad ineludiblemente a la degeneración. De paso, ningunea los abundantísimos casos de pederastia en la Iglesia, algo que no es la primera vez que hace, pues en un artículo anterior afirmaba que los intelectuales españoles tienen una obsesión un poco tonta por recordar la época de sus vidas en las que un sacerdote les tocó el culo.

No sé si tal vez a Salvador Sostres lo que le ocurre es que añora que un sacerdote le toque el culo y otras partes de su anatomía, aunque puestos a suponer, voy a suponer que así es, pues de suposiciones y afirmaciones muy discutibles están sus artículos llenos.

Lo que el voceras Sostres, ahora que ha decidido agarrarse al pataleo ultraconservador que tantos dividendos genera a Pío Moa o César Vidal, debería demostrar, es que los ateos somos unos degenerados, ya que las portadas de los periódicos suelen estar llenas últimamente de casos de sacerdotes pederastas y pontífices encubridores, no de ateos degenerados.

También podría explicar cómo es posible que un presunto intelectual sea capaz de afirmar que los preservativos sólo aumentan el problema del SIDA, algo totalmente falso, y afirmarlo en África, nada menos, continente asolado por tan terrible epidemia y al que Benedicto XVI miente sin pensar en las muertes que semejante afirmación perpetrará. Si, he escrito perpetrará.

Lo que es un hecho es que la civilización occidental - que no es la única - goza de unas libertades impensables hace tan sólo unos siglos, y eso no es gracias al cristianismo, sino a pesar de él. Luchar contra el islamismo y las teocracias no es lo que buscan tipos como Sostres, Vidal o De Prada. Lo que les ocurre a estos tipos es que les pica que un país como Irán esté poniendo en práctica sus ideas, algo que deja en muy mal lugar la posibilidad de que en un futuro el cristianismo controle nuestros asuntos más íntimos.

La diferencia entre estos tipos y los ayatolás es que los primeros están desarmados.