sábado, 28 de mayo de 2011

Buitres que acechan en la Puerta del Sol


Lo primero es lo primero:  condeno la salvaje actuación policial en la acampada de Barcelona, y los que queráis, podéis firmar esta petición para que el conseller Puig, responsable de lo sucedido, dimita de su cargo.




El movimiento 15-M, que tanta ilusión y apoyo generalizado está logrando, y por el que inevitablemente sentí cierta afinidad, se ha desvirtuado en la archifamosa acampada de la Puerta del Sol.  El jueves 26 por la tarde, me acerqué por allí.  La sensación que desde días atrás venía incubando sobre lo incomprensible que me resultaba la deriva del movimiento, que no parece querer llegar a ninguna parte y a todas en concreto, y las advertencias que vi por la red sobre el apropiamiento de más que dudosas organizaciones que buscan hacer caja o captar adeptos, se intensificaron al poner un pie en la plaza.  El delirante comité de espiritualidad ha sido bastante debatido en la red, pero me sorprendió que poca gente tomara conciencia de cosas como las de las fotografías.  El panfleto está generosamente repartido por toda la plaza y las calles adyacentes.



El conspiracionismo sobre los atentados terroristas 11-S, 11-M y 7-J, que no ha ayudado a solucionar nada ni ha arrojado luz alguna a asuntos tan serios, y que en lugar de ello, lleva años intoxicando las mentes de jóvenes idealistas, campa a sus anchas por allí.  Hasta el negacionista del Holocausto y cutregurú de la New age Rafapal, autor del libro Ligar en la era de acuario acudió a la Puerta del Sol a denunciar conspiraciones inexistentes micrófono en mano. Rafapal, además, es activamente homófobo, y suele insultar en su página al colectivo gay con notable entusiasmo y frecuencia.  Y como Rafapal, también arriman el ascua a su sardina los de proyecto matriz.  Incomprensiblemente, los de investigar11s.org, se suman a la portada de este panfleto delirante, y lo digo porque estos últimos quieren aparentar seriedad, si es que es serio afirmar que el atentado del 11-M fue perpetrado por la OTAN, entre otras lindezas.  Yo no veo mucha diferencia entre este conspiracionismo y el de Jimenez Losantos, Pedro J. y Luis del Pino.

Bien, aunque se ha hablado mucho, para no aclarar nada de nada, aún nadie del movimiento - obviamente, un movimiento acéfalo no va a explicar nada, lo que me lleva a pensar que igual no hay mucho que explicar o no se sabe hacia donde encauzarlo - se ha liado la manta a la cabeza para denunciar lo que son, lo que representan, los señores de proyecto matriz y sus amiguitos pseudoterapeutas que son legión. 

En proyecto matriz, para empezar, y para el delirio, están en contra de la teoría de la evolución, algo tan estúpido como estar en contra de la Ley de la Gravedad.  Esto es habitual en organizaciones cristianas evangélicas de corte fundamentalista, y por lo general, intentan desviar la atención ante el problema que les plantearía la comparación con los creacionistas bíblicos entre algunos de sus seguidores.  Me cansa profundamente entrar en las turbias aguas, una vez más, de las conspiraciones reptilianas, pero es que esto es así de zarrapastroso.  El creacionismo de estos, no es bíblico, pero sí defienden unas delirantes teorías sobre orígenes extraterrestres indemostrables (no una panspermia dirigida, que implicaría igualmente evolución de las especies).  Para ello, usan contra la teoría de la evolución exactamente los mismos argumentos que los creacionistas bíblicos norteamericanos: darwinismo social, racismo, y otras manipulaciones, falacias lógicas y mentiras habituales en el mundo evangelista.  No es que lo diga yo, se puede visitar su sitio y comprobarlo.  Procuran, eso si, no caer en los desbarres dialécticos de Rafapal - aunque Rafapal enlaza en su página a proyecto matriz - que es parecido a lo que suelen hacer los partidarios del creacionismo fino, los del Diseño Inteligente, otro perro con el mismo collar. 

En fin, es un tema que me entristece bastante.  Un proyecto que podía haber sido encauzado a la reivindicación política legítima y seria, es presa de buitres sin escrúpulos que han aprovechado el momento para buscar la gloria, y esto no es lo peor.  Lo peor es que dentro del movimiento, la autocrítica es escasa, y las ganas de decirles cuatro cositas a estos señores, son ninguna.  Lo peor es que nadie parece saber qué se pretende hacer con las propuestas generadas.  Lo peor es que no se sabe donde van a hacerlas llegar, ni a quién, ni como.  Lo peor es que cuando un movimiento está desnortado, es presa de la sinrazón.  Es normal que en la Puerta del Sol y en las demás acampadas, se encuentren personas de muy diversas procedencias, creencias religiosas, etcétera.  Pero ese no es el problema.  El problema es que se busca la promoción de supercherías conscientemente.  No es que un señor que cree en la acupuntura vaya allí a reivindicar mejoras sociales. Lo que ocurre no es eso.  Lo que ocurre es que algunos están usando el movimiento para promocionarse.

Dadas las circunstancias y personas que me rodean, me resultaría infinitamente más sencillo seguir pensando como pienso al respecto, pero sin manifestarlo públicamente. Me ahorraría unos cuantos ataques, discusiones e insultos. Se me está diciendo, por parte de personas que apoyan el movimiento, que este es una organización transversal, horizontal, lo que sea, y que no entiendo su funcionamiento.  En esto último tienen razón: no lo entiendo. Me resulta absolutamente incomprensible como se ha desarrollado todo desde que se decidió acampar.  Se me acusa también de defender a los sindicatos que no hacen nada - no defiendo sindicatos, más aún cuando encuentro que en lugar de defender a los trabajadores prefieren pactar con el gobierno socialista para no hacerle daño, por mucho perjuicio que cause a sus presuntos defendidos, pero es una acusación que acabo de recibir, sin que yo manifestara otra cosa que mi queja sobre el maguferío concentrado en Sol -   pero aún estoy por ver que los acampados hagan algo real por los trabajadores, algo tangible en lugar de dar cobertura a masajistas metamórficos (esto no es un chiste).  Se me dice que cualquiera puede poner un puesto en Sol con sus reivindicaciones, por lo de la transversalidad... lo cual me parece totalmente surrealista, porque eso es lo que dota de una respetabilidad que no debería tener, a todo tipo de supersticiones, pseudociencias y pseudoterapias sin respaldo científico alguno.  Es exactamente lo mismo que suelen hacer, por ejemplo, los gurús de la New age o los homeópatas al intentar colarse en las universidades: dotarse de un altavoz que no les corresponde.  Nadie dice nada, ni sí ni no, pero aquí caben todos.  Si es transversal, y todos caben, ¿caben también aquellos que piensen que los negros son inferiores y que deben ser exterminados o servir de esclavos a la raza aria?.  Yo me conformaría con que, aunque suene un poco cabrón, se impidiera el paso de Rafapal a la acampada, o que se le trate exactamente igual que a los de Intereconomía.  Eso sí sería un buen paso.

Soy consciente de que mucha gente dentro del movimiento no apoya estas cosas.  Pero también soy consciente de que construir algo dando la misma cobertura a reivindicaciones políticas legítimas y necesarias, por muy discutibles que puedan ser, que a las pseudociencias y el conspiracionismo de saldo, no me va a acercar al movimiento.  Lo cual, le importa una mierda a sus integrantes, obviamente.  Pero a mí no.