martes, 19 de junio de 2012

Noticias que no lo son


Acabo de topar con éste titular. El medio que lo ha publicado esa atualcanceblog. Desconocía su existencia, aunque quizá es debido a que su aparición es reciente. Dice así:


VARIOS ANALISTAS POLÍTICOS COINCIDEN EN QUE LAS ELECCIONES GENERALES PODRÍAN SER EN OCTUBRE DE ESTE AÑO


También, más abajo, nos dicen que EL FIN SE ACERCA.  Con dos cojones.  

Desde que empezó la crisis, he leído atentamente los medios de comunicación no sólo para informarme al respecto, también para ver cómo se está informando. Todos, más o menos, han sido alarmistas desde el principio. Muchos, han sido irresponsables. Y los medios de internet, han sido directamente de escasa fiabilidad.  La situación de España es crítica, y eso da para todo tipo de bulos, mentiras, medias verdades, estupideces y apocalipsis.

Cuando topo con un sitio así, y leo el titular de la noticia, lo primero en lo que me fijo es en que me están gritando. Tampoco hace falta ponerlo todo en mayúsculas, hoygan. Lo segundo, es la intención evidente de dar que hablar. Mientras escribo ésto, 24.000 personas han compartido el artículo en Facebook. El autor del mismo, posiblemente no sea consciente de lo que ha hecho, que no es otra cosa que lograr que más de 20.000 personas compartan un artículo que o bien no han leído o bien no han leído con sentido crítico.

En el cuerpo, podemos leer que

Diversos analistas políticos y económicos consultados por atualcanceblog.es recalcan y coinciden en que el final de la legislatura de Mariano Rajoy Brei  está cada día más cerca.
Todos ellos coinciden en que el deterioro del gobierno  producido en los últimos meses debido a las reformas emprendidas se ha duplicado o incluso triplicado en las últimas dos semanas, en donde el pánico se ha disparado por la presión bursátil.Además de ello, afirman que la estrategia del partido popular de esconder y negar la realidad más palpable a los ciudadanos tiene un efecto más que malo y notable en el deterioro de la imagen de los ministros y  del presidente, la cual, según nos cuentan, se ha ido deteriorando hasta niveles que supondrían en una encuesta del CIS en numero  valórico entre un 2 y un 2,5(de valoración ciudadana) casi un punto menos (suponiendo que sea así) comparándolo con la anterior encuesta del CIS.
 
Me pregunto quiénes son esos analistas políticos y económicos, y qué número es, concretamente, diversos. Igual son, como tantas veces he mencionado en este blog, como el dragón en el garaje de Carl Sagan. Me pregunto también si tengo que confiar en la palabra dada por el autor de que han consultado a alguien al respecto. Y me pregunto si, realmente, esos presuntos expertos lo son realmente.  Me inclino a pensar que no es que no sean expertos, es que no existen.

El artículo sólo dice obviedades que todos conocemos: la valoración ciudadana del presidente por los suelos , la presión de los mercados, las meteduras de pata del gobierno, el rescate que es rescate pero el gobierno insiste en que no lo es,  y todo aquello que nos abofetea a diario. El problema es que no esnecesario ser un experto para hacer vaticinios, ni consultar a nadie para que te diga lo que quieres oír.  Quizá sea ésto último lo más parecido a la realidad, pero en cualquier caso, nadie debería hacer caso a un artículo presentado de semejante manera.

Que se atrevan a dar una fecha para las elecciones ( octubre, ¿qué día? ), tampoco es un juicio para el que sea necesario un experto, teniendo en cuenta que la crisis del euro se ha llevado por encima a unos cuantos presidentes. Con lo que a mí me gustaría perder de vista a éste gobierno, preferiría que no fuera en octubre, más que nada para no vernos gobernados por un Monti a la española, un Montez, vaya.  O peor aún, algunos vaticinan un "gobierno de salvación" con Jose María Aznar.  Para que luego digan que la cosa no puede ir a peor.

A lo que voy: el artículo no da ni un sólo dato sólido que apoye el titular, más allá de los datos que pueda dar mi vecina del segundo. Pero ya se ha propagado como la pólvora. Ya sabéis, los dos o tres que leéis mi blog: profecía autocumplida, efecto pigmalión, etcétera.

Aunque el medio no es mayoritario, no podemos menospreciar su posible influencia. El medio digital “El aguijón” publicó el famoso artículo que afirmaba que en España tenemos 450.000 políticos. No es más que un bulo malicioso bastante infundado ( el que nuestros políticos son un atajo de inútiles, es otro tema ), como queda sobradamente demostrado aquí, pero ya es tarde: se ha reproducido miles de veces en la red, y raro es el día en que alguna persona que me rodea se queje de la situación económica, y no aluda a los 450.000 políticos de marras.

Si Mariano Rajoy se ve obligado a dejar de presidir España, lo veremos.  Es fácil hacer una predicción así según está el panorama:  tienen posibilidades de acertar y presentarlo como un triunfo en el mismo medio a bombo y platillo. En el peor de los casos, la noticia sólo servirá para alimentar las ansias masoquistas de muchos españoles.  Poco más.  Yo puedo decir que en septiembre hay serias posibilidades de que al menos dos ministros abandonen el gobierno y sean sustituídos por otros dos.

En el fondo, lo que me pasa es que sé que escribo de puta madre, que ando sobrado de pensamiento crítico y que le doy mil vueltas a todos estos informadores. A cualquiera le dejan escribir en un medio de comunicación de amplia difusión.  Bueno, a cualquiera no. Soy así, orgulloso y chulesco.

jueves, 7 de junio de 2012

El cráneo de Hitler


Últimamente he estado de un vagazo que asusta, y aunque quería escribir sobre muchos temas que me rondan por la cabeza, no lo he hecho. Hoy estaba escuchando la radio, y en el espacio de Radio 5 Polvo eres, de Nieves Concostrina, la locutora ha realizado un excelente miniespacio de unos 5 minutos sobre una noticia que hace un tiempo alimentó las ansias conspiracionistas de miles de personas por toda la red. El programa aún no ha sido colgado en la web de RNE, pero lo colgaré aquí en cuanto lo hagan.

Nieves Concostrina ha desmentido, con bastante gracia, la noticia propagada sobre el análisis de ADN realizado a los restos óseos de Adolf Hitler hace algunos años. Recuerdo que cuando leí esa noticia en internet y la escuché por la radio, se me encendieron todas las alarmas escépticas.  Busqué información al respecto, como de costumbre. Encontré alguna interesante, pero desistí de seguir buscando debido a otro período de vagancia suprema. Soy así, a veces me amodorro.

El programa radiofónico de hoy, me ha activado, y he decidido escribir sobre ello. En los escasos 5 minutos que dura Polvo eres, no dio mucho tiempo a desarrollar los hechos con amplitud, aunque deja bastante claro que la verdad no es ni mucho menos la que algunos desearían. Como de costumbre, vamos.

Bien, la supuesta noticia es ésta:


Ahora, profesores de la Universidad de Connecticut afirman que los estudios muestran que el cráneo pertenecía a una mujer, probablemente de entre 20 y 40 años.
El arqueólogo y especialista en huesos Nick Bellantoni indicó que sospechó de inmediato que el hueso pertenecía a una mujer debido a su estructura. Y su colega Linda Strausbaugh, directora del centro de genética aplicada de la universidad, aceptó realizar un análisis de ADN si conseguían una buena muestra.


Eva Braun, la entonces flamante esposa de Hitler, murió con 33 años junto a su marido, envenenada por el cianuro. No se atrevió a pegarse un tiro. Cuando leí la noticia, pensé que quizá eran los restos de la mujer, lo que tampoco daría como para una conspiración terrible. Si uno lee el artículo, puede llegar a la conclusión de que todo lo que nos cuentan es cierto, a pesar de que ningún enlace acompañe al texto, y a pesar de que nos mencionan a un presunto arqueólogo y especialista en huesos, Nick Bellantoni, lo que vuelve a recordarme aquello de "debe ser verdad, que lo ha dicho un médico por la tele".

Bellantoni es, efectivamente, arqueólogo en la universidad de Connecticut. El problema que tiene Bellantoni, es que tiene bastante cara dura, y ciertas tendencias maguferiles. History Channel ( canal que parece creer sinceramente que los círculos en las cosechas y los libros de Erich von Däniken son historia ) emitió una serie de documentales llamada MisteryQuest, programa que repesca y recicla los presuntos y manidos misterios del Triángulo de las Bermudas, las conspiraciones sobre Jack el Destripador, o la ufología en torno al lugar favorito de Fox Mulder, el Área 51. La Atlántida también tiene su programa en la serie.

Uno de los programas, titulado The Hitler Project, cuenta con varios expertos, entre ellos Nick Bellantoni. El programa insiste en la leyenda urbana de que Adolf Hitler no se suicidó, huyó a Argentina o algún otro lugar de Sudamérica y allí tuvo hijos, vivió feliz y contento y jamás se arrepintió de nada. Conspiracionismo manido, pues esta leyenda urbana ha sido explotada hasta la saciedad desde hace muchos años y jamás nadie aportó prueba alguna que apoyara la hipótesis. Tampoco es nada extraño, muchos siguen viendo a Elvis por las calles de Memphis.

Bien. El principal problema con el que cuenta Nick Bellantoni para demostrar que lo que dice es cierto, es que los restos de Adolf Hitler fueron incinerados en 1970 en la Unión Soviética, y sólo quedaron la mandíbula y algunos fragmentos del cráneo. 

Bellantoni afirma que recogió las muestras para analizar el ADN en un viaje a Moscú. Acompañado del equipo de producción de la productora Hoggard Films, asegura que cogió los restos a escondidas. El equipo tenía permiso para acceder a los archivos estatales de Rusia, y en un descuido de los vigilantes, el sagaz e intrépido Bellantoni, al más puro estilo Indiana Jones, se hizo con unas esquirlas del cráneo.  Ésto es como el dragón en el garaje de Carl Sagan. Tengo un dragón en mi garaje, pero es invisible y sólo yo puedo verlo.

Parece bastante claro que Bellantoni y sus muchachos estaban buscando hacer negocio, vender un documental, y entrar de lleno y sacando pecho en los muy sensacionalistas documentales del misterio de History Channel.

En éste enlace, se hace un intento de explicar la controversia. En él podemos leer que el general Jirstofórov, al parecer uno de los responsables de los archivos estatales rusos, dijo que nunca nos pidieron permiso para tomar muestras de ADN del cráneo y, aunque las llegaran a obtener, nos preguntamos con qué las compararían para aseverar que no son de Hitler. Así es, no hay forma de saber si son o no son los restos del dictador, y lo único que parece existir es la palabra de Bellantoni y un análisis de ADN que indica que algo perteneció a una mujer.

De ahí, y de algunos otros débiles indicios, el documental de History Channel extrae que Adolf Hitler salió de Alemania, viajó hasta Sudamérica y tuvo una vida feliz o algo parecido. Esto último es una leyenda urbana alimentada por el hecho innegable de que muchos criminales nazishuyeron a través del Vaticano o incluso desde España y acabaron susdías en Argentina, Venezuela o Chile.

 ¿Se imaginará el señor Bellantoni qué hubiera ocurrido si hubiera pedido permiso para analizar los restos? ¿Y si, además, los rusos hubieran accedido a ello? Estoy seguro que de haber ocurrido así, yo no estaría escribiendo esto, ni periódicamente nadie reproduciría un artículo periodístico de 2009 rememorando un misterio más flojo que el de las caras de Bélmez.

Por suerte o por desgracia, las tesis de Bellantoni y compañía son fantasiosas, y no parecen aportar prueba alguna de que lo que dicen es cierto. Adolf Hitler y Eva Braun están bien muertos, y algunos tienen un afán de notoriedad bastante indecente, y muchas ganas de hacer publicidad de un canal de televisión en medios ajenos.





miércoles, 6 de junio de 2012

Opinólogos, futurólogos, economistas


Conozco a una persona que, años atrás, solía decir a sus amigos: “veo que te van a dar una colleja”. El aludido contestaba, “¿ah, sí?”, y recibía la sonora colleja. Desde entonces, aquella persona fue conocida en mi círculo de amistades como el Futurólogo. Cariñosamente, Futu. El hombre de las profecías autocumplidas.

Ha llovido mucho desde entonces. Hoy, a España, le están lloviendo collejas procedentes de muy diversos futurólogos, a la espera de ver cumplidas sus profecías. Un presidente del gobierno invisible y el pufo de Bankia y lo que podría arrastrar éste consigo, ha generado un bombardeo constante de amenazas de intervención al país. Entre estas amenazas, surgen con mucho entusiasmo las llamadas al apocalipsis habituales desde que empezó esta interminable crisis.

Con internet, lo que deja escrito un gurú de la economía es reproducido en miles de muros de Facebook. En Twitter, cada vez que alguien al que se le supone cierta autoridad, vaticina la peor de las situaciones posibles, el tema se convierte en Trending Topic. En radio, televisión, prensa escrita, se hacen eco de esa sensación y de los artículos que señalan a España como el centro de todos los males de Europa. Lo que realmente me parece sorprendente de todo esto, es que todo el mundo reproduzca la presunta información de este tipo sin aplicar un poco algo de pensamiento crítico a lo que ha leído. Por lo general, cuando alguien te dice que se avecina el apocalipsis del euro porque lo ha leído en internet, pienso en la frase típica de “es verdad, lo ha dicho un médico por la tele”.

Por eso, cuando escuché por primera vez hablar a Santiago Niño Becerra, busqué información sobre él. Descubrí que, de entre todos los futurólogos/economistas que hay en España, Niño Becerra ostenta el dudoso honor de ser un futurólogo profesional. Es astrólogo, además de economista, y dicen las malas lenguas que su método de estudio tiene más que ver con lo primero que con lo segundo. Su fama se debe más bien a que dice lo que algunos están deseando oír: se acerca el fin, señoras y señores. Por supuesto, al comprobar que el fin no acababa de aparecer, no dudó en posponerlo varias veces, y aún hoy, cuando parece que el rescate a la banca española es algo inevitable – y esperemos que sólo se quede ahí – ha vuelto a la carga.

Niño Becerra entra de lleno entre lo que entiendo es la opinología más prescindible. No hago ni caso a lo que suele decir, es a la economía lo que Javier Sierra es a la egiptología.

La lista de futurólogos economistas es tan larga como esta crisis terrible que arrastramos. Como en las últimas semanas, la situación económica ha sido como para matarnos a todos de un infarto, los rumores han corrido como la pólvora, y aún hoy es el día en que ninguno de ellos parece haberse confirmado. No importa. Eso de “el rumor es la antesala de la noticia”, es mentira, pero casi todo el mundo lo cree. Es una frase insensata, irresponsable, que ha quedado como una coletilla más. Me causan muchísima irritación los rumores en los medios de comunicación. Cuando se le otorga la categoría de noticia a un rumor,  imagino  un montón de personas portando antorchas, dispuestas a quemar una biblioteca. Los opinólogos son, en el peor de los casos, los que encienden la primera cerilla.

El artículo que llamó más mi atención en las últimas semanas sobre lo que está ocurriendo en España, que me ha llevado a escribir ésto, es el escrito en el Wall Street Journal por Matthew Lynn, quien también ha escrito un libro sobre la crisis titulado The Slump of 2008 to 2031 . El título es lo suficientemente apocalíptico como para que todo el mundo le haga caso. Lo ha dicho un señor en un libro, luego tiene que ser verdad. 

Mathew Lynn nos dice que España saldrádel euro antes que Grecia. Acojona, ¿eh? Bueno, cuando uno indaga en el artículo, se da cuenta de que tampoco es para tanto. El columnista desgrana una serie de razones que parecen apoyar su afirmación. No sabemos, como es costumbre, cómo ha llegado a opinar así sobre nuestro país, así que, como aquellos trabajadores de las agencias de calificación que declararon en Estados Unidos que ellos sólo dan su opinión, amparándose en la libertad de expresión, lo que nos dice Lynn es una mera opinión. Y las opiniones, son como el culo, todos tenemos una. 

Lo realmente sorprendente, no es que Mathew Lynn fuera en un principio más conocido en Estados Unidos como autor de novelas policiacas y de mercenarios ( los críticos literarios malérrimos dirían que escribe bolsilibros), además de opinólogo financiero y director ejecutivo de Strategy Economics.  Lo realmente llamativo es que Lynn suele fallar tanto o más que una escopeta de feria.

El medio elEconomista.es, de tendencias minarquistas o anarcocapitalistas, ha reproducido sus palabras en varias ocasiones. En este artículo, Lynn dice que Hollande provocará la próxima crisis. Lo dijo antes de las elecciones francesas, con dos cojones,  y sólo es una casualidad que dijera algo así, no tiene nada que ver con la posibilidad nada despreciable de que a Lynn le guste Sarkozy. O quizá sí.  El caso es que en este artículo, parece vaticinar el apocalipsis para Francia.

Como presidente [Hollande]puede resultar una catástrofe para la economía europea. No tiene ninguna experiencia en dirigir nada, plantea una anticuada política de toma prestado y gasta, tendrá una relación envenenada con Merkel y no ha mostrado señal alguna de entender la magnitud del cambio estructural que Francia necesita.

Eso de “no tiene ninguna experiencia en dirigir nada” es una falacia. Lo de la “anticuada política de toma prestado y gasta” deja bien a las claras las ideas del columnista del WSJ. La magnitud del cambio estructural al que se refiere, tan merkeliano, eso de austeridad kamikaze y recortes sociales, no parece que esté dando fruto alguno, más bien al contrario. Casi cabría decir que Merkel provocará la próxima crisis, o que ya la ha provocado. Pero parece que eso no importa, pues como a nuestro presidente, los cambios le parecen una cosa de la que veremos sus beneficios con el tiempo. Eso también lo sé yo. Tarde o temprano, la economía resurgirá de su letargo. Puede que tarde 4, 5, 10 ó 250 años, pero resurgirá. Con reformas o sin ellas, señor Lynn.

Por otra parte, alguien debería señalar a Mathew Lynn que la llegada al poder de Hollande no ha supuesto de momento apocalipsis alguno en Francia.

Nadie parece haberse puesto a mirar un poco la trayectoria de Lynn, ni parece que nadie se pusiera a leer otras predicciones suyas. Si alguien hubiera tenido la decencia intelectual de hacerlo, habría dado tarde o temprano con la megaprofecía de Mathew Lynn sobre el lanzamiento del iPhone el 14 de enero de 2007, que extraigo de aquí:


Para muchos de sus fans, Apple es más una religión que una compañía. Si sacan una iTostadora que descarga música mientras tuesta pan probablemente tendría la misma atención a nivel mundial.

No dejes que eso te haga pensar que importa; Los grandes competidores en la industria de la telefonía móvil, como Nokia Oyj y Motorola Inc. no van a ponerse nerviosos sobre una nueva amenaza a sus negocios.
Lo primero, es que Apple llega tarde a esta fiesta. La compañía no había inventado el ordenador personal o el reproductor de MP3, pero si estaba entre los pioneros de ambos productos. Ahora, no hay precisamente falta de teléfonos… hay ya grandes compañías que dominan ese mercado, y van a defenderse. Eso significa que Apple tendrá que luchar duro por cada venta.
Apple nunca ha sido muy buena trabajando con otras compañías. Si supiera cómo hacer eso, sería Microsoft Corp.
El iPhone es un producto defensivo. Está diseñado principalmente para proteger al iPod, que está siendo atacado por fabricantes de móviles que añaden reproductores de música en sus terminales.
Apple venderá unos cuantos a sus fans, pero el iPhone no va a dejar una marca en la industria a largo plazo.

Nivelazo.  Así que, señores de El Economista, señores del Wall Street Journal, señores que publicáis titulares amarillistas en las redes sociales, éste es vuestro profeta. Con la aguda mirada de un topo, el señor Lynn, autor de bolsilibros, ha gozado de una fama inmerecida por el mero hecho de augurar un apocalipsis en Francia y otro en España.

Por supuesto, pueden ocurrir las cosas que dicen estos señores que van a ocurrir. O no. Pero lo que ellos hacen, a ese nivel, podemos hacerlo absolutamente todos.

Todos los medios de comunicación, y más aún los medios de comunicación de la red, andan a la caza mundial del titular o la opinión más apocalíptica de la que hacerse eco. Esto contribuye notablemente producir el efecto pigmalión, que tanto daño está causando, y busca, deliberadamente o no, que nos amedrentemos.

Mathew Lynn no está más dotado que yo para que alguien tenga en cuenta sus opiniones. Tampoco está más dotado que tú. Cuestiónalo todo. Absolutamente todo, lo publique El Economista, El País, El Mundo, Diagonal o Público.

Es por tu bien.

Actualización a 9 de junio.  La banca española ha sido rescatada.  Ésta es la bazofia a la que nos han llevado las ideas como las del señor Lynn.  No es Hollande, es Merkel.  Ésta es "la  magnitud del cambio estructural" de la Sra. Merkel.