sábado, 6 de octubre de 2012

7 de octubre, #AbortoCero


La III Marcha Internacional por la Vida es un akelarre formado por integristas religiosos, entre ellos Hazteoir.org, promocionado en Twitter bajo el hashtag #AbortoCero.  La campaña es, al parecer, apoyada por más de 300 grupos internacionales, y Jaime Mayor Oreja, después de pedir la censura en la información sobre los disturbios de las manifestaciones para que no existan testigos, la ha apoyado en la cadena de radio de los obispos, la COPE.  

La influencia en la sociedad de grupos cristofrikis como Hazteoir.org  es más bien limitada.  Por eso se rodean de estrellas políticas decadentes recién llegadas del neolítico como Mayor Oreja, de obispos como Reig Plà y otras reliquias del medievo, además de periódicos como La Razón o canales de televisión y radio como Intereconomía o la ya mencionada COPE, que suelen tener más facilidad para influir en los gobiernos.  Ahí es donde radica el peligro real de Hazteoir y otros grupos afines, su verdadera influencia.  Después de que Gallardón diera sus ridículos argumentos para justificar su reforma de la ley del aborto a mayor gloria de Dios, Hazteoir.org no están suficientemente satisfechos.  Ellos quieren #AbortoCero, y ahí entra Mayor Oreja, que es el vicepresidente del grupo popular en el Parlamento Europeo.




La campaña contra el aborto, es pueril.  El vídeo  7O:Por el #AbortoCero: El aborto es la muerte cruel de un ser humano  es una muestra más de los profundos abismos intelectuales en los que suele nadar el integrismo religioso: se nos muestra una mujer en avanzado estado de gestación, esto es, que con la ley en la mano no podría abortar, y como banda sonora escuchamos llantos de niños y disparos de un arma de fuego.  Para los integristas como Mayor Oreja, es exactamente lo mismo disparar a bocajarro a un niño nacido que abortar en una clínica.


No vale invocar el derecho de la madre para matar a su hijo. ¡Ningún padre, ninguna madre tiene derecho a matar a su hijo! Que Ruth y José nos lo hagan entender a todos.

Y después, intentó justificarse:

[...]hablé de los niños que son obligados a ir a la guerra; que tienen que sufrir el exilio; de los niños que son abusados por los mayores, y también de los niños que son abortados en el seno de su madre.

La comparación es repulsiva. Asesinar y hornear a tus hijos no es un aborto, y aún hoy es el día en el que no se conoce un caso en todo el planeta de un feto obligado a ir a la guerra.  Eso por no hablar de que si alguien debería denunciar los abusos a menores en un juzgado en lugar de en el púlpito, es un obispo, pero todos sabemos que ésto no suele suceder.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, es famoso por decir muchas otras estupideces, cada una de ellas infinitamente más estúpida que la anterior.  Aquí una pequeñísima muestra:

- [La fornicación ]  parece dirigida a nuestro tiempo, donde la incitación a la fornicación es continua en los medios de comunicación, en el cine, en la televisión, incluso hasta en algunas escuelas de Secundaria, dentro de los programas escolares. 

-Es posible llegar virgen al matrimonio. 

- [El aborto] causa más muertes que la guerra.

La Unesco quiere hacer que la mitad de la población sea homosexual.

Éstas ideas son exactamente las ideas que promulgan los de Hazteoir.org, como podemos comprobar aquí, donde señalan que The International Planned Parenthood Federation es, literalmente, "la internacional del aborto y la perversión de menores".  Luego éstas ideas son tamizadas y puestas en práctica en una versión más light por el gobierno del Partido Popular, lo que no sirve para aplacar los ánimos entre las filas integristas, pero sí sirve para incendiar el ánimo de quien esto escribe.

No hace falta buscar integristas católicos sólo en Hazteoir.org, los kikos, o los Legionarios de Cristo.  Jaime Mayor Oreja es un claro ejemplo de ello.  Es el Caballo de Troya de Hazteoir.org, y en él, y en los que son como él dentro del gobierno, es donde debemos fijarnos a la hora de ver el peligro del integrismo católico.