domingo, 21 de abril de 2013

Buen sacerdote, peor persona

Si 45.000 personas se manifestaran en contra de que los negros tengan derecho a trabajar, nadie dudaría que esas 45.000 personas dejan mucho que desear como tales.  En cambio, cuando 45.000 personas se manifiestan para que los homosexuales no puedan contraer matrimonio, simplemente es una opinión más.

Bien, pues eso ha ocurrido en Francia.  En la caverna ultracatólica española están que muerden por la detención de un párroco en una manifestación homófoba.  Un amigo dijo el otro día en Facebook que personas que se manifiestan en contra de los derechos de otros, son malas personas.  Estoy de acuerdo, manifestarse para que otro no tenga los mismos derechos que tú es de malas personas.  La persona del video de abajo, es una persona nefasta, aunque ahora matizaré las cagadas de La Gaceta.

Lejos de ser una hermanita de la caridad, el Padre Xavier Beauvais que sale en el video es, dentro de su organización extremista, un extremista católico de los que quieren que la misa se haga en latín, no vaya a ser que alguno entienda realmente que el mensaje del catolicismo es discriminatorio y atroz.  Lejos está de mi intención justificar la violencia policial, pero en el video en el que se puede ver la detención de un sacerdote ( recordad esta matización), parece como si alguien estuviera tocándole las narices a la poli. Las cosas como son: Beauvais no es un cura moderado, es un señor que deja mucho que desear, un "tradicionalista" seguidor de las doctrinas medievales de Marcel Lefebvre, un vulgar fascista.  Por supuesto, esto explica que no le haga ascos a codearse con los violentos militantes del partido de Le Pen.  Sí, es un tipo de moral bastante discutible, como podemos ver aquí.


Los policías franceses, en lo que a mí respecta, han detenido a una persona profundamente antidemocrática y antisistema.  No me da ninguna pena, la verdad.  El problema es que según Intereconomía y según quien colgó el video, es el padrecito Xavier Beauvais quien es reducido.  Error, amigos de la histeria católica.  Xavier Beauvais es el cura gordo que se ve al principio del video junto al provocador que limpia los escudos de los policías.  En la foto:
Xavier Beauvais, buen sacerdote, peor persona.


De nada, señores de La Gaceta, den gracias a la profesionalidad del autor de la presente entrada que no tiene estudios.

Ah, sí, que se me olvida: aquí podemos escuchar la misa que Xavier Beauvais dio en honor a Francisco Franco.  Que se os olvidó comentarlo.