sábado, 8 de junio de 2013

El día en el que China invadió Alcalá de Henares


Cada vez que leo o escucho eso de "los españoles primero", me saltan todas las alarmas.  No sólo los nacidos en España pagan impuestos.  También los no nacidos aquí pero que viven aquí lo hacen, y ahí entran los comercios regentados por personas de otras nacionalidades.

Cargarle el muerto de la crisis del comercio a los establecimientos de inmigrantes es propio de analfabetos.  Con o sin ellos, el comercio estaría de capa caída.    Los comercios no están pasándolo mal por culpa de los inmigrantes, pues estos, al fin y al cabo, también consumen.  Si un comercio se niega a vender algo a un inmigrante, se está disparando en el pie.  Un comercio regentado por españoles generará actividad económica igual que si lo regentara un ciudadano polaco.

El partido fascista España2000 logró colocar un concejal en el ayuntamiento de Alcalá de Henares en las últimas elecciones municipales. No hace mucho, pusieron en marcha una campaña para promocionar el comercio "tradicional".  Por supuesto, la intención es captar votos de comerciantes quemados por la situación económica y satanizar a los extranjeros, y en esta campaña lo único que hay es xenofobia.  Incluso España2000 señala que hay muchos factores que están perjudicando a los pequeños comerciantes.  ¿Entonces, a qué viene la campaña? Es xenofobia, simplemente.

El partido extremista publicó una serie de razones por las que es mejor comprar en un comercio exclusivamente español: 
 Analizo los puntos someramente.  

1-Los chinos de mi barrio también son vecinos de Alcalá de Henares. 

2- Los comercios pequeños no fomentan mucho empleo que digamos, suelen ser negocios familiares.

3- Es absurdo quejarse en el punto 6 de la libertad de horarios y en el punto 3 asegurar que un comercio abierto ilumina la calle y da seguridad.  Me pregunto si es que un comercio chino no arroja la misma luz.  Además, ¿en serio eso es un argumento?

4- Esto es una gilipollez de proporciones bíblicas.  Están pensados para que consumas todo lo posible, y si no lo haces, es que lo han pensado mal.

5- Los comercios de rumanos y chinos también venden esos presuntamente ricos y frescos productos españoles.

6- Ya he dado un zas sobre este punto en el punto 3.

7- La producción nacional también se vende en comercios de inmigrantes.  Me pregunto, eso sí, si piensan comprar ordenadores portátiles, smartphones y demás aparatos fabricados en España.  Lo van a tener complicado.

8- Los míos pueden ser perfectamente mis compañeros de trabajo rumanos.  O mi vecino español, o mi panadero polaco.  Nadie compra en China, compras productos de China en todo caso.    Y muchos comercios españoles venden productos chinos.  Y el comercio tradicional de productos autóctonos hoy en día pertenece al terreno de la exclusividad pija. 

La campaña informativa incluye la posibilidad de que los comercios españoles luzcan un distintivo que les identifique con la misma.  He visto el distintivo en un comercio cercano a mi barrio.  Desde aquí lo digo: no pienso comprar absolutamente nada, ahora ni nunca más en cualquier comercio que tenga puesta esta pegatina en su puerta o escaparate:




Los inmigrantes no tienen la culpa de que vendas poco.  Tampoco de que seas gilipollas y quieras sentirte arropado por neonazis.  Lo que estáis haciendo es publicidad gratuita a gente peligrosa.

Compro todos los días en una tienda regentada por chinos.  Y lo voy a seguir haciendo.