sábado, 13 de julio de 2013

Misóginos de fiesta.

Se han vertido ríos de tinta esta semana sobre las agresiones sexuales en San Fermín y otras fiestas.  No importa mucho, al parecer, pues a juzgar por los comentarios de mucho macho, los que se quejan de esas actitudes, son gente que no sabe divertirse y no entiende que una mujer rodeada de cientos de hombres, quiere que la desnuden sí o sí.  En fin.  En Me han violado, podemos encontrar una interesante reflexión al respecto.  Aunque me duele la boca de decirlo ( he tenido alguna discusión en las redes sociales estos días sobre lo sucedido ) que alguien enseñe las tetas no es lo que algunos llaman una "provocación", que hace que los hombres se vuelvan incontrolables.  El alcohol tampoco es una excusa, yo mismo he sido un borracho como pocos habrás conocido en tu vida y jamás se me ha ocurrido engorilarme con una mujer sin su permiso, y se me ocurre que hay mucho pajillero (en el peor sentido del término) que sueña con tener dos tetas al aire en una fiesta popular para sobar lo que en otras circunstancias le ocasionaría un dolor de dientes y cojones considerable y, al menos para mí, deseable.  Además, lo que he visto en algunas imágenes no es que ella enseñe las tetas, es que han visto como se les arrancaba la ropa para, acto seguido, meter mano.   

Así, los machotes - incluidos aquellos machotes que no se ven a sí mismos como cerdos misóginos aún siéndolo bajo cualquier punto de vista - en internet han poblado los comentarios a las noticias con imbecilidades como esta:


Ultramónguer.


Olvida el señor autoproclamado, al parecer, equidistante, es decir, misógino, que una cosa es un espectáculo erótico en el que alguien va a divertirse con ello, y otra es una fiesta como San Fermín o San Juan o el santo de los cojones que toque ese día.  Olvida también que, como bien dice, igual habría que preguntar a la chica.  Efectivamente, eso es exactamente lo que no han hecho los agresores de San Fermín ni los de otras fiestas que hemos visto esta semana.  Preguntar.  

Para los que dicen que enseñar las tetas es una provocación, se me ocurre que de ser así, eso les otorgaría el derecho de tocar a cualquier mujer que en la playa decida hacer topless.  Estos protovioladores a buen seguro están viendo peligrar, a juzgar por las críticas esta semana, la posibilidad de salir impunes agrediendo sexualmente a una mujer en una fiesta. Entre los equidistantes con los que he discutido, la mayoría se presentan a sí mismos como una especie de liberadores sexuales o bien intentan justificar una agresión aludiendo a la presunta "provocación" de la mujer, pero eso sí, se apresuran a señalar que el tipo no tiene derecho a agredirla.  Pero provación dicen que hay.  Esto es equiparar víctima con agresor, así de simple.

El nivel de estulticia misógina que hay en este país es terrible.  El comentario que más me hizo sangrar los ojos en Facebook, es el de una persona - permitidme que borre su nombre, no por respeto a él, por respeto a la persona en cuyo muro se desarrolló la discusión - que sería absolutamente incapaz de diferenciar un polvo de una agresión sexual.  Pinchad en las imágenes para ver la imbecilidad en todo su esplendor:





De lo que se deduce que si tomas drogas, los tíos están en su derecho de abusar de tí.  Si no querías que te agredieran, no haberte drogado.  Este no es el único mensaje imbécil que me soltó:



Y también:



Así que, el mezquino protoviolador, supone que señalar lo que considero que es una agresión sexual, es algo que hago para ver si las mujeres se apiadan de mí y me dan una caricia o me llevan a la cama.  Resulta curioso que quien justifica una agresión sexual piense así de los que no justificamos un delito tan abyecto.  Si no violamos a una mujer es por ser políticamente correctos, viene a decir.  Y que ellas lo están deseando, también.

Esto es un resúmen de lo que he leído esta semana.  Los comentarios en la misma onda que he visto son cientos, y es algo muy deprimente.  

Por último, señalar que los comentarios del tipo " si no quería que la sobaran que no se hubiera dejado", son, también, vomitivos.  Intentad responder a eso, ¿qué habría ocurrido si alguna de las chicas hubiera opuesto resistencia? Rodeada de tanto macho, se me ocurre que cualquier resistencia sería inútil.  A no ser que quiera irse a casa sin dientes.

Siento náuseas por todo esto.