sábado, 18 de enero de 2014

Personas violentas.

Estos días en España se habla mucho de violencia en las calles por los disturbios en Burgos, que han contagiado a otras ciudades del país.   Hemos podido escuchar muchas condenas contra lo que ha venido sucediendo durante esta semana, todas ellas señalando que protestar "es legítimo" ( siempre me sorprende esta forma de perdonar la vida a la gente ), pero que los violentos han empañado una movilización vecinal que probablemente no habría tenido repercusión a nivel nacional sin los altercados.  Desde algunos medios y desde el gobierno, se ha hablado de algo así como "grupos itinerantes" que van por toda España recorriendo manifestaciones que reventar, aunque al parecer  los detenidos por el unico lugar que han andado itinerando es por Burgos.

Así, tertulianos progres, quizá de esos que aseguran tener amigos gays, se han llenado la boca toda la semana señalando que la violencia no puede ser el camino.  Mucho me temo que en el mundo real a menudo esto no es así.

El 28 de junio, tiene lugar en los países que no encarcelan, asesinan, violan, persiguen y torturan a miembros del colectivo LGTB, el Día del Orgullo LGTB, o Día del Orgullo Gay.  Incluso en algunos países que sí hacen todo esto.   Pocas personas en España parecen recordar que esta celebración tiene su orígen en los disturbios de Stonewall, y que, lejos de ser unos acontecimientos en donde a Kiko Rivera y a Mario Vaquerizo les hubiera gustado estar, fueron hechos violentos. 

Vivo en un país en el que dos personas del mismo sexo pueden casarse y adoptar niños.  Pregúntate si esto ocurriría sin aquel 28 de junio de 1969. Sin aquellas personas valientes.

En la foto, sin batucadas:


No son ETA.